Dulce Pontes y Celia Romero unen las culturas lusa y española en Badajoz

Publicado 11/07/2015 12:16:14CET
Dulce Pontes y Celia Romero en el festival Badasom de Badajoz
BADASOM

   BADAJOZ, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

   La cantante portuguesa Dulce Pontes y la joven cantaora extremeña Celia Romero han protagonizado uno de los momentos "más mágicos" de la historia del Festival del Flamenco y el Fado Badasom de Badajoz en su actuación de este pasado jueves al unir sus voces y compartir escenario.

   De esta forma, junta en el escenario, visualizaron "el objetivo y la razón de ser de Badasom: la unión de la cultura española y portuguesa a través de sus músicas más representativas, el flamenco y el fado", según indica el certamen en una nota de prensa.

   Las dos cantantes, que se han conocido este mismo viernes en Badasom, interpretaron juntas, aunque cada una en su estilo, dos canciones conocidas por el público, 'Gracias a la vida', de Violeta Parra, en español, y 'Cançâo do mar', de Amália Rodrigues, en portugués.

   Dulce y Celia, que terminaron su actuación fundiéndose en un sentido abrazo, pusieron en pie a las 2.000 personas que asistieron a su actuación en el Auditorio Ricardo Carapeto, que por segunda vez en la presente edición del certamen completó su aforo.

   Aunque ambas habían participado en ediciones anteriores en Badasom, no habían coincidido antes. Dulce Pontes actuó en el festival en el 2011 y Celia Romero en el 2013 con el espectáculo Extremadura Territorio Flamenco.

   La cantaora extremeña, que con 16 años de edad ganó en el 2011 la Lámpara Minera, máximo galardón del Festival de Cante de Las Minas, en La Unión (Murcia), convirtiéndose en la cantaora más joven en recibir este premio, abrió la segunda jornada de Badasom con un espectáculo flamenco de corte clásico en el que incorporó nuevos sonidos, como el de la viola y el piano.

   También cantó por primera vez soleá por bulerías, que no había cantado antes, y seguiriya, "la madre del canto y el palo más duro y más sentío", según la propia artista. Incluyó en su repertorio su versión flamenca del himno de Extremadura, con la que sorprendió a todos el pasado año en el acto oficial del Día de Extremadura y ahora de nuevo puso en pie a los espectadores.

   Dulce Pontes ofreció un repertorio desconocido con nuevos temas que se podrán escuchar en el disco titulado 'Peregrinaje' que lleva preparando tres años y saldrá a la luz como un doble CD, uno en portugués y otro en castellano.

   Su concierto, al igual que su disco, fue un peregrinar por distintos estilos y géneros. Junto a temas de música popular portuguesa como Lauridinha, interpretó al piano La Bohemia, de Charles Aznavour, El concierto de Aranjuez, de Joaquín Rodrigo, música folk o poemas de músicos portugueses.

   Con su actuación consiguió transmitir emociones y sensaciones. Cantó, tocó el piano, danzó descalza en el escenario, se colocó una nariz de payaso y animó durante todo el tiempo al público, que la acompañó tocando las palmas y coreando algunos de sus temas más conocidos.

   La cantante que contribuyó a la recuperación del fado en los años 90, incluyó algún fado en su actuación, aunque antes de iniciar el concierto reconoció ante los periodistas que no se considera fadista. "No podría cantar sólo fado, siempre me gustó mucho aventurarme en otras latitudes, aunque el fado ocupa un lugar muy especial en mí".

   Este sábado cierran la 8ª edición de Badasom la cantaora Niña Pastori y la cantante portuguesa Cuca Roseta. Ambas artistas se estrenan en el festival, donde Niña Pastori presentará 'Lo que quiere el alma', un recital en el que hará un recorrido por los palos del flamenco que vieron los comienzos de su vertiginosa carrera, y Cuca Roseta interpretará temas de su recién estrenado disco, 'Riû', en el que se encuentran la canción portuguesa y la música popular brasileña con el pop.