Más de 10.000 personas presenciaron la Pasión Viviente de Cáceres por las calles del casco antiguo

Publicado 12/04/2019 12:36:58CET
EUROPA PRESS

CÁCERES, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

Más de 10.000 personas, según las primeras estimaciones de la Policía Local, presenciaron la segunda edición de la Pasión Viviente de Cáceres que se escenificó ayer jueves por las calles y plazas del casco antiguo de la ciudad.

La cifra supera en unas dos mil personas a la del año pasado y confirma las "expectativas" que este nuevo recurso turístico supone como complemento de la Pasión cacereña, declarada de Interés Turístico Internacional, y que suma al programa de actos en los días previos a los desfiles procesionales.

El portavoz del equipo de Gobierno cacereño, Rafael Mateos, ha señalado que la Pasión Viviente se ha convertido en una "cita ineludible" con la que la ciudad "da el pistoletazo de salida a una de las semanas más importantes del calendario como es la Semana Santa".

La incorporación de la Plaza Mayor para dar inicio a la representación, con la Premonición de la Cruz, ha facilitado que se pudiera congregar más público al ser un espacio más abierto. No obstante, el resto de escenarios como la Plaza de Santa María, San Jorge o San Mateo también tuvieron un lleno absoluto de cacereños y turistas.

Mateos ha agradecido el trabajo de los 200 actores y figurantes que han contribuido al "éxito" de este evento cultural y religioso. "Cáceres sigue siendo uno de los principales destinos de España para poder vivir con plenitud la Semana Santa y desde el equipo de Gobierno agradecemos a los cacereños y a los visitantes, el respeto con el que se vivió esta cita porque no se registró ningún tipo de incidentes", ha resaltado en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno local.

Cabe recordar que la Pasión Viviente de Cáceres celebró ayer jueves su segunda edición con algunos cambios en los escenarios para facilitar la visión de las diferentes iconografías. La representación comenzó a en la Plaza Mayor, con una congregación de milicias romanas bajo la Torre de Bujaco para seguir en la plaza de Canilleros, donde tuvo lugar la oración en el huerto y el prendimiento de Jesús.

En la plaza de Santa María se colocó un escenario para el juicio de Caifás y en la de San Jorge tuvo lugar la escena con Poncio Pilato y Herodes. Después, comenzó el Vía Crucis por los adarves hasta llegar a la plaza de San Mateo, donde tuvo lugar la crucifixión, y el posterior traslado del cuerpo yacente a la iglesia de San Mateo, que se hizo a hombros para facilitar la visión de los espectadores.