Publicado 24/06/2021 10:04CET

Piden la retirada de los andamios de la iglesia de Villar de Plasencia por poner en riesgo nidos de aves protegidas

Obra en la Iglesia de Nª Sra de la Asunción de Villar de Plasencia.
Obra en la Iglesia de Nª Sra de la Asunción de Villar de Plasencia. - ASOCIACIÓN VENCEJOS EN EXTREMADURA

   MÉRIDA, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

   La Asociación 'Vencejos de Extremadura' ha solicitado la retirada de los andamios instalados con motivo de las obras de restauración de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Plasencia (Cáceres) debido a que afectan a los nidos de aves de especies protegidas que se encuentran en pleno periodo de reproducción.

   El colectivo explica en una nota de prensa que los andamios colocados afectan directamente a un nido de lechuza en el cual "directamente se ha introducido una de las barras de sujeción". Desde el exterior, aseguran, aún hay pollos por los silbidos que emiten, y se desconoce si los padres pueden entrar a alimentarlo.

   Asimismo, una nidada de cernícalos también se ha visto afectada y los pollos se mueven entre los andamios y el nido de cigüeñas ha sido retirado y la colonia de vencejos de la iglesia se ha visto "seriamente perturbada" por la estructura, que en algunas partes ha sido cubierta con redes, sostiene la asociación, que ya ha puesto en conocimiento del Servicio de Conservación de la Naturaleza y Áreas Protegidas de la Junta de Extremadura estos hechos. Además, solicitan la retirada "urgente" de los andamios.

   Este es un ejemplo más, añaden, de una situación que se produce "repetidamente en todos" los pueblos y ciudades, con "numerosos edificios y monumentos" que son utilizados como refugio y de lugar de cría de numerosas especies protegidas.

   Ello supone una "pérdida continua" de un patrimonio natural además de "graves pérdidas económicas directas" a las empresas que los protagonizan por los gastos por las paralizaciones de las obras, sanciones económicas e incluso, penales.

   La desaparición de estas comunidades, explica el colectivo, priva de "eficaces controladores naturales de plagas y enfermedades", y de un patrimonio natural por el que Extremadura es "reconocida internacionalmente, que atrae turismo ornitológico de todo el mundo y que la ha hecho pionera en la creación de ZEPAS urbanas".

   Explican que estas especies están protegidas por leyes como la 42/2007 de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, que prohíbe dañarlas y molestarlas así como la destrucción de sus nidos.

   El código penal tipifica como delito contra la protección de la fauna, actividades que impidan o dificulten su reproducción.

   Son, además, especies beneficiosas para la agricultura. Así, la lechuza común (Tyto alba), es conocida por la gran cantidad de roedores que elimina, al igual que el cernícalo vulgar (Falco tinnunculus), que incluye en su dieta insectos y otros pequeños vertebrados.

   Los vencejos son insectívoros estrictos y eliminan insectos transmisores de enfermedades y que producen plagas a la agricultura. Las cigüeñas, además de aportar los mismos beneficios, son un icono vivo de la cultura extremeña y de la región.

   Por todo lo anterior, y a la vista de la "reiteración" con que estos casos se producen, la legislación vigente se muestra "insuficiente" y deberían tomarse otras medidas, señala la asociación, que propone la necesidad de incorporar en cada proyecto de restauración un estudio medioambiental sobre la biodiversidad asociada al edificio y medidas a adoptar para compatibilizar su conservación con las obras a realizar.

Para leer más