Publicado 09/01/2022 17:06CET

La Unidad del Dolor del Hospital Don Benito-Villanueva expande su actividad con dos implantes pioneros

Archivo - Intervención quirúgica en el hospital Don Benito-Villanueva
Archivo - Intervención quirúgica en el hospital Don Benito-Villanueva - JUNTA - Archivo

   MÉRIDA, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

   La Unidad del Dolor Servicio de Anestesiología del Hospital Don Benito-Villanueva de la Serena (Badajoz) ha terminado 2021 con dos intervenciones pioneras en el Área de Salud que expanden aún más la cartera de servicios en el tratamiento de uno de los síntomas más prevalentes y discapacitantes.

   La primera actuación de la Unidad del Dolor fue un implante vascular braquial, denominado PICC-Port (Catéter Central de Inserción Periférica Implantable), el primero de esta naturaleza que se ha realizado en la provincia de Badajoz y que fue apoyado por personal del equipo de Terapia Intravenosa del área.

   El objetivo de esta intervención es el de mejorar la calidad de vida de los pacientes que han de recibir tratamiento intravenoso continuo, como son los pacientes oncológicos que requieren un acceso central permanente.

   Ese procedimiento sustituye al clásico "reservorio venoso pectoral", siendo su morbilidad asociada mucho menor, ya que en este caso no es necesaria una canalización vascular de una vena de gran calibre y tan cercana al corazón, ya que el acceso vascular se realiza en una vena del brazo del paciente.

NEUROESTIMULADOR

   La segunda intervención notable de la Unidad, pionera en el Área de Salud, fue el implante de un neuroestimulador periférico de la generación Neuroimpulse. En este caso, la intervención contó con el apoyo del Servicio de Traumatología y se realizó en el nervio peroneo común ya que la paciente padecía un dolor crónico de características neuropáticas en la cara externa de la pantorrilla como secuela de un accidente, que no había respondido correctamente al tratamiento pautado hasta ese momento.

   La paciente ha evolucionado favorablemente y se ha controlado el dolor que padecía en esa zona de la pierna. Gracias a la terapia de neuroestimulación periférica, este sufrimiento ha desaparecido de su vida diaria, según ha informado este domingo la Junta de Extremadura en nota de prensa.

   Para el primer implante, el equipo ha realizado la formación en la utilización de esta técnica en el Hospital Universitario de Cáceres a cargo del jefe de Sección de Radiología Intervencionista, doctor Sergio Moyano, y su equipo, con gran experiencia en la colocación y manejo de estos dispositivos.

   El Servicio de Anestesiología del Área de Salud Don Benito-Villanueva está encabezado por el doctor Enrique del Cojo. Para la Unidad del Dolor, el Servicio trabaja con un equipo multidisciplinar experto en el tratamiento del dolor, como el traumatólogo José Antonio Urbano, o la anestesióloga Carmela Fletes.

Contador