Vara apuesta por una España en la que "todo el mundo tenga su sitio" y reclama a los políticos que salgan "al encuentro"

420178.1.644.368.20181230211337
Vídeo de la noticia
Publicado 30/12/2018 21:13:37CET

   ZALAMEA DE LA SERENA (BADAJOZ), 30 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha reivindicado los principios de la "concordia y la convivencia" de la Constitución de 1978 como base para lograr un país "donde todo el mundo tenga su sitio" y ha apelado a la clase política para salir "al encuentro" de un "proyecto común y colectivo".

   "Yo apuesto por un país y por una España en la que todo el mundo tenga su sitio, todo el mundo encuentre su lugar", para lo cual, ha señalado Fernández Vara, es "absolutamente imprescindible que nos salgamos al encuentro", y que "esa diversidad y pluralidad que España tiene se transforme también en un proyecto común y colectivo", ha dicho el jefe del Ejecutivo regional en su discurso de fin de año 2018 que ha pronunciado este domingo desde la localidad pacense de Zalamea de la Serena.

   En su intervención, Fernández Vara ha apelado a la clase política del país para decirles que tienen la obligación de "encontrar puntos en común, de ser capaces de elaborar un proyecto colectivo del que todos" se sientan "una parte integrante".

   En este sentido, ha reivindicado a la Constitución Española, la que en 1978 reunió a los españoles en torno a dos principios comunes, el de la concordia y el de la convivencia, como la "llave del futuro" de España, que ya recordó el Rey Felipe VI hace unos días en su propio discurso navideño, tal y como ha señalado Fernández Vara.

   "Juntos tenemos más fuerza y podemos ser mejores en el futuro", ha remarcado Vara, quien ha añadido que los jugadores de baloncesto Pau Gasol y José Manuel Calderón "no son de distintos países", así como que "no puede haber una frontera posible" entre Espronceda y Josep Pla o entre Salvador Espriu y Manuel Pacheco.

   En ese sentido, ha considerado que "la pluralidad y la diversidad son una oportunidad pero no a costa de la apertura de fronteras que no conducen absolutamente a nada", ha señalado el jefe del Ejecutivo extremeño en su discurso de Navidad, emitido este domingo por Canal Extremadura.

   En otro punto del mensaje, ha señalado que los pueblos que tienen una historia en común están "obligados a trabajar por un futuro en común", y ha apelado al conjunto de la clase política española para que sea consciente de que "ahora más que nunca es necesario" encontrar "todo aquello" que comparten los españoles para "recuperar los consensos perdidos y para ser capaces de dar respuesta a las necesidades que en estos momentos los ciudadanos" están reclamando.

VIOLENCIA DE GÉNERO

   Fernández Vara ha elegido este año la localidad pacense de Zalamea de la Serena como escenario de su discurso televisado de fin de año, con motivo del 25 aniversario de la representación popular de la obra 'El alcalde de Zalamea', de Calderón de la Barca.

   Un discurso cuyas primeras palabras han sido dedicadas a Laura Luelmo, la joven asesinada en El Campillo (Huelva) a manos de Bernardo Montoya, autor confeso del crimen, y en este sentido ha apostado por trabajar contra la violencia de género desde el plano de la igualdad entre hombres y mujeres.

   "Mientras haya hombres en algún lugar que se creen superiores y consideran que la mujer es una cosa, seguirá habiendo violencia de género", ha dicho.

LA "GRAN DEUDA" CON LOS JÓVENES

   En su mensaje, y tras subrayar los avances protagonizados por la comunidad en sus 35 años de autonomía, el dirigente extremeño ha apuntado que el "reto" del presente es ofrecer empleo a los jóvenes.

   Esta es, ha dicho, una "gran deuda" con toda una generación, para que puedan tener un trabajo "digno" en la comunidad, y en este sentido ha señalado que "lo mejor" que pueden hacer desde el Ejecutivo regional es "ayudar a que vengan empresas más grandes, de mayor calidad, más intensivas en mano de obra".

   Esta cuestión está ligada otro de los "desafíos" de la comunidad extremeña, que no es otro que el de la despoblación de las zonas rurales, el desafío demográfico y el cambio climático, que "exige un gran acuerdo de todos y entre todos", con el objeto de dar "una respuesta inmediata", en tanto que son cuestiones ya "están teniendo consecuencia hoy".

   En otro punto del discurso, Fernández Vara se ha mostrado convencido de que si los proyectos que hay actualmente en Extremadura "se van consolidando", será necesario incluso "recibir gente", con lo que se logrará "romper esa barrera demográfica que tanto daño" está provocando a la comunidad. "Proyectos de empleo para que esos chicos y chicas puedan tener una vida, una familia y un proyecto personal", ha dicho.

INFRAESTRUCTURAS

   Las últimas palabras, antes de la despedida, han sido para las infraestructuras de la región, en un mensaje en el que apela a ser "exigentes, reivindicativos".

   "Pidamos de una vez por todas, que en las infraestructuras se cumpla con Extremadura, que el tren llegue, que las infraestructuras terrestres continúen", ha reafirmado el presidente de la Junta, quien no obstante ha considerado que "la parte más importante para el futuro dependerá de la capacidad que cada uno" tenga para que "las cosas sean de otra manera".

   A lo largo de su intervención, Fernández Vara ha tenido palabras para diversos colectivos, entre ellos los extremeños que se marcharon de la región, a quienes ha trasladado palabras de cariño: "que sepan que aquí estamos, que aquí nos tienen y que se les quiere".

    También ha aludido a los padres y abuelos, los mayores en definitiva, así como para los migrantes que se juegan la vida en el Mediterráneo, gente que sueña "con abrazarse a un neumático" para "tener algún proyecto de vida". Un fenómeno, el migratorio, sobre el que considera que hay que "pensar que las fronteras exteriores deben pasar a dejar un escenario de solidaridad".

   Asimismo, ha apelado a hacer compatible el desarrollo y la tecnología con lo cercano, lo "pequeño", como fórmula para el sostenimiento del comercio de proximidad y el empleo de los autónomos. En caso contrario, los pueblos y barrios "se van a acabar convirtiendo en urbanizaciones, que están muy bien porque se vive", pero "no se convive tanto como se hace en estos lugares".

   Vara ha resaltado también el papel de las centrales sindicales, de los representantes empresariales, de las asociaciones de vecinos, de las asociaciones de personas con algún tipo de enfermedad o de discapacidad que "animan" y "ayudan cada día a trabajar por la plena inclusión, por la no discriminación".

   Mención especial ha hecho el jefe del Ejecutivo extremeño de los alcaldes y de los concejales, que son "la base de estos 35 años de autonomía y estos casi 40 años de las primeras elecciones democráticas", y por ello son "una parte fundamental de lo que constituye la Extremadura de hoy".

Contador