Vara asegura que el grupo KKR le ha "ratificado" su intención de mantener el Grupo Gallardo y sus empleos

Publicado 28/11/2019 11:10:58CET
Fernández Vara, durante su intervención en el Pleno
Fernández Vara, durante su intervención en el Pleno - ASAMBLEA

   MÉRIDA, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha desvelado que ya ha mantenido contactos con el grupo KKR, el fondo de inversión norteamericano que se ha hecho con las riendas del Grupo Alfonso Gallardo tras ejecutar el acuerdo de refinanciación suscrito en 2014 al no poder hacer frente a los pagos, y que le han "ratificado" su intención de dar continuidad a la actividad de la empresa y a los puestos de trabajo que genera.

   Así lo ha indicado Vara en respuesta a una pregunta en el Pleno de la Asamblea de este jueves formulada por el presidente del Grupo Parlamentario de Ciudadanos, Cayetano Polo, quien ha mostrado su preocupación por el futuro de unos 700 trabajadores que, ha dicho, "bien no lo están pasando" en estos momentos.

   Fernández Vara ha respondido a Polo que ha mantenido ya conversaciones con el nuevo propietario del conglomerado empresarial para ponerse a su "disposición" en todo lo que la Junta pueda aportar en favor de la supervivencia de las empresas y de sus puestos de trabajo.

   Fernández Vara ha recordado que la historia "se remonta" al año 2009, cuando con motivo de la crisis la situación financiera del Grupo Gallardo comenzó a resquebrajarse, atravesando entonces "una situación de extrema dificultad", y que ya entonces la Junta estuvo "muy cerca" de la empresa para evitar, a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO), que entrara en concurso de acreedores.

   El presidente extremeño ha reconocido que fue el propio empresario jerezano el que hace aproximadamente un año le pidió que hablara con KKR, fondo al que Fernández Vara le trasladó su "preocupación" por el futuro del grupo, y quienes le hicieron ver que "en su ánimo estaba la supervivencia de la empresa, y por tanto de los puestos de trabajo", lo cual "han vuelto a ratificar" ahora, una vez producido el cambio de titularidad, ha señalado Vara.

   Se trata, ha añadido, de que la empresa "siga siendo rentable" y de que se puedan mantener los puestos de trabajo, sin olvidar, ha señalado, que debe cumplir con las obligaciones que tiene en estos momentos con los acreedores, entre los que se encuentra la propia Junta, si bien no ha detallado cantidades.

   Por tanto, Vara ha apuntado que la Junta estará donde ha estado "toda la vida", y en este sentido ha señalado que la historia del grupo Gallardo y de Extremadura han corrido en paralelo.

   En cualquier caso, ha pedido que no se hable "en pasado" de esta empresa, porque no tiene por qué cerrar, como no ha cesado la actividad de la Cementera de Alconera, ya en manos de KKR. "No hable en pasado, la empresa va a seguir existiendo", ha indicado a Polo.

   El jefe del Ejecutivo regional ha reconocido "todo el mérito del mundo" a Alfonso Gallardo por poner en pie un proyecto industrial de estas características en Jerez de los Caballeros, y además en la "Extremadura de entonces".

   Por todo ello, se ha mostrado "absolutamente comprometido con el mantenimiento de la empresa", como así se lo ha trasladado también a los nuevos gestores. "En ese camino vamos a seguir con el Grupo Gallardo y con el resto de empresas" de la región, ha subrayado.

ABANDONO A LOS EMPRESARIOS

   Por su parte, Cayetano Polo cree que lo que ha hecho la Junta en favor de la continuidad del Grupo Gallardo ha sido "insuficiente", y en este sentido ha señalado que los trabajadores deben seguir "nerviosos" con respecto a su futuro, tras escuchar las palabras de Vara.

   "Quizás habría que hacer algo más", ha dicho el líder de Ciudadanos, quien ha mostrado su temor a que en un grupo industrial que ha pasado de manos de un empresario extremeño a un fondo internacional "no será difícil que se empiecen a externalizar las producciones".

   En este sentido, ha criticado el "abandono total" en el que se encuentran los empresarios de la región, pues a la situación del Grupo Gallardo ha sumado el futuro incierto de Valdecañas o los planes para el cierre de la central nuclear de Almaraz.

Contador