La XIII Caravana de la Paz se marca como objetivo llevar hasta el Sahara cinco camiones con 150.000 kilos de alimentos

Actualizado 15/12/2008 14:43:38 CET

El representante del Frente Polisario en Extremadura acusa a Marruecos de mantener una "postura desafiante" para "obstaculizar" el proceso iniciado por la ONU

MÉRIDA, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Extremeña de Amigos del Pueblo Saharaui inicia la XIII Caravana de la Paz con la intención de reunir cinco camiones que transporten 150.000 kilos de alimentos no perecederos hasta los campos de refugiados saharauis de Tindouf.

Esta campaña de recogida se desarrollará en los colegios y en las grandes superficies y supermercados de la región y el objetivo es que los camiones puedan partir entre el 1 y el 15 de febrero con destino al Sahara.

El responsable del Área de Sensibilización de la Asociación Extremadura de Amigos del Pueblo Saharaui, Antonio Ríos, acompañado del representante del Frente Polisario en Extremadura, Badadi Benamar, presentó hoy en rueda de prensa la XIII Caravana de la Paz cuyos alimentos "darán energía" a los habitantes del Sahara para que sigan "su lucha".

Ríos explicó también que los alimentos que se recojan en Extremadura partirán hasta Alicante, en donde se clasificarán, y desde allí viajarán en barco hasta Orán, para después recorrer 2.000 kilómetros por el desierto, de aquí la importancia de que los alimentos sean no perecederos.

Aunque para la asociación lo más importante es recolectar la mayor cantidad de alimentos posible, Ríos incidió en que hacer llegar cada camión hasta el Sahara ronda los 2.000 euros por lo que las donaciones económicas de los extremeños también serán "importantes".

El representante de la asociación extremeña alabó la generosidad y la solidaridad de la región y afirmó que, porcentualmente, Extremadura "está a la cabeza" en solidaridad.

Así hizo un llamamiento, "desde la solidaridad y la justicia", a la donación de alimentos que contribuirán a que el pueblo saharaui lleve "con orgullo" sus pretensiones de recuperar su tierra "arrebatada desde 1975".

También destacó que en la Caravana de la Paz no interviene ningún intermediario y que la ayuda llega directamente al pueblo "que es quien la necesita".

Por su parte, Badadi Benamar abogó por la importancia de la información toda vez que, según sostuvo, existen personas que quieren "hacer olvidar" y "arrinconar" la causa y el "drama" saharaui.

De esta forma, recalcó la existencia de las miles de personas que viven en la "inmensidad del desierto" y que aún así han sabido "resistir y crear un modo de vida" porque creen que tienen derecho porque sus objetivo, como son la "búsqueda de la libertad, la dignidad y el respeto sobre su tierra", son "nobles".

Respecto a la situación política de la zona, Benamar insistió en que no hay novedades e incidió en el hecho de que el pueblo saharaui sigue viviendo en una situación "precaria e infrahumana" de "exilio y destierro obligado".

Así insistió en que dicho pueblo está a la espera de que se celebre un referéndum de autodeterminación y que Naciones Unidas "cumpla su programa del Plan de Paz diseñado en 1988 que debería haber desembocado en un referéndum en 1992".

A este respecto, acusó a Marruecos de "falta de voluntad política" y de mantener una "postura desafiante" a las resoluciones de la comunidad internacional con el objetivo de "obstaculizar" el proceso de paz iniciado por Naciones Unidas y confió en que la vía civilizada y pacífica sea el mecanismo para la resolución del "conflicto".

RECORTE EN EL PROGRAMA DE ALIMENTOS

Badadi Benamar llamó la atención sobre el "recorte" experimentado en el Programa Mundial de Alimentos (PAM) para una zona en la que persiste el desabastecimiento y sobre la que Marruecos "con ayuda de Francia" ha hecho ver que son "menos los refugiados".

Por su parte, Antonio Ríos acusó al Gobierno de España de "no hacer nada" y de "mirar para otro lado" respecto a la situación del Sahara y consideró que el país debe promover el cambio "como colonos que fueron de ese territorio".