Cuentacuentos acercan a más de 3.500 niños gallegos la memoria viva de las rutas xacobeas

Galicia Actual
Actualizado 08/06/2007 22:15:00 CET

Escolares de cinco años y de Primaria recrean en una muestra su propio camino con piedras de su lugar de origen, que llevan su nombre

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

La visita de cuentacuentos a 80 centros escolares gallegos ha permitido a 3.500 niños conocer la cultura y la memoria viva de la tradición de los distintos pueblos que peregrinan por las rutas del Camino de Santiago. Así, han podido descubrir como a través de Camino Inglés, llegaron cuentos como 'Los tres osos'; desde el portugués el de 'Corre corre Calabacita'; o desde el de norte de Europa y francés el de 'Piedra, palo y paja'.

El conselleiro de Innovación e Industria, Fernando Blanco, clausuró hoy en el Museo do Pobo Galego de Santiago esta iniciativa, 'Contos do Camiño', en la que participaron niños de 5 años y del Primer Ciclo de Educación Primaria procedentes de 50 centros escolares de toda Galicia.

Así, los cuentacuentos ofrecieron unas 80 sesiones en durante su recorrido por una selección de 12 municipios situados en las rutas jacobeas, como Tui y Caldas de Reis en el Camino Portugués, Verín y Allariz en la Vía de la Plata, Melide y Lugo en el Camino Primitivo o Sarria en el Camino Francés. También visitaron Ribadeo y Lourenzá en el Camino del Norte, la localidad de Ordes en el Inglés y Fisterra en el de Fisterra-Muxía. Finalmente, visitaron Santiago de Compostela como fin del Camino.

Durante el desarrollo de esta actividad, los cuentacuentos explicaron a los niños que las historias "viajan" desde lugares distantes hasta Santiago a través del Camino y les transmitieron la tradición oral, lingüística y cultural de las diferentes rutas xacobeas.

Para ello, se empleó como hilo conductor un cuento, como compañero de viaje de los peregrinos, lo que fue aprovechado por los cuentacuentos para hacer referencia de una manera lúdica e instructiva a todas las rutas. De este modo, estos niños conocieron la existencia de los caminos de Santiago y su relación con la cultura de su tiempo.

A las actividades acudía grupos de 50 pequeños acompañados de sus profesores y participaban de una sesión de una hora en la que se proyectaba un audiovisual. La actividad estuvo basada en al imagen, en la música y en la narración tradicional.

Precisamente, cada ñiño --y como manda la tradición-- recogió una piedra de su lugar de origen y la grabó con su nombre y con una palabra significativa para él, con el fin de reflejar el "viaje emocional" que supuso la actividad.

Las piedras que se fueron juntado en las distintas sesiones fueron conformando el camino con el objetivo de hacer una exposición final en esta última sesión de hoy en Compostela. Esta exposición permanecerá en el claustro del Museo do Pobo Galego durante todo el mes de junio.o el mes de junio.