Actualizado 08/01/2007 16:11 CET

Estatuto.- Touriño pide a Feijóo y a Quintana que el día 17 "abandonen la tentación de referenciar la base partidaria"

Galicia Actual

Detecta "amplio espacio para el acuerdo" si realmente "nadie quiere" a Galicia "detrás de ninguna comunidad"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del PSdeG y presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, confió hoy en que los otros dos líderes políticos, el popular Alberto Núñez Feijóo y el nacionalista Anxo Quintana, concurran a la reunión del próximo día 17 para intentar desbloquear la reforma del Estatuto con voluntad de "abandonar la tentación de referenciar la base partidaria", con el objetivo de lograr el necesario acuerdo a tres bandas.

En la rueda de prensa posterior a la Ejecutiva de su partido, la primera de 2007 y tras la que compareció de forma extraordinaria ante las "circunstancias especiales" de este inicio de año, Touriño informó de que él mismo convocó a Feijóo y Quintana en una conversación teléfonica, en la que propuso reunirse "sin límite de tiempo" a partir de las 10.30 horas en la residencia oficial de Monte Pío.

No obstante, en su intervención de hoy, el dirigente socialista rechazó anticipar los resultados que podría deparar esta primera cumbre a tres --"no es momento de entrar en propuestas con carácter preventivo", declaró--, así como avanzar las propuestas que prevé plantear a los otros dos líderes.

De igual modo, evitó concretar el número de reuniones que serán necesarias para sentenciar el proceso y, tras garantizar que por su parte aspira a "agotar todo el tiempo que sea necesario", prefirió "esperar" para determinar si la cumbre del día 17 será decisiva para zanjar el acuerdo este mes y evitar así aplazarlo hasta después de las elecciones municipales del 27 de mayo.

"SPRINT FINAL"

Touriño recordó que antes de la cita de los tres líderes tendrá lugar la reunión de la ponencia parlamentaria, los próximos jueves y viernes, y confió en que ya este foro permita "coger las riendas del proceso". A su juicio, en este "sprint final" en el que ha entrado el debate con la llegada del nuevo año hay un "amplio espacio para poder conseguir" la reforma, puesto que los tres partidos "están de acuerdo en pedir un Estatuto de máximos en el marco consitucional". "No dudo de la palabra de nadie", añadió.

Así, el líder del PSdeG recordó que "nadie dice que quiere que Galicia quede por debajo de ninguna comunidad" del Estado y, ya que la disposición de los líderes políticos pasa por un texto "de máximos" en competencias, financiación y rango identitario, apeló a garantizar un "Estatuto de encuentro como pilar para fortalecer este país". "Creo que tenemos que ser capaces y los convoco desde ese espíritu", aseveró.

No obstante, advirtió de que estas potencialidades exigen a los responsables de los tres grupos del arco parlamentario "abandonar la tentación de referenciar la base de partido", para poder así "dirigirse a la mayoría del país que quiere que Galicia no quede atrás e institucionalmente siga donde está, entre las comunidades de primera".

"CONSENSO BLINDADO"

Con todo, rechazó pronunciarse acerca de la fórmula planteada ayer por el vicepresidente de la Xunta, el nacionalista Anxo Quintana, de asumir un "compromiso de consenso blindado" en el Estatuto, puesto que, según él, "no es momento de entrar en propuestas con carácter previo".

En este sentido, reclamó "coraje político" para "poner por encima de todo los intereses de Galicia" y consideró "razonable" priorizar la "voluntad de acuerdo" y asegurar "diálogo sin límites". Según él, el debate tiene ante sí un "espacio razonable de esperanza", si bien apostilló que "llegó el momento de tratar los aspectos dificultosos para propiciar acuerdos".

"Pero las formas necesarias, dejémoslas para la reunión", aseveró, tras lo que instó también a esperar a las reuniones de la ponencia que tendrán lugar esta semana para determinar las fórmulas necesarias para propiciar el acuerdo en uno de los principales escollos del proceso, la definición de Galicia.

CITA DECISIVA

Así, la cita del 17 de enero será determinante para el futuro de la reforma, puesto que, en la entrevista que mantuvieron el pasado 15 de noviembre, Touriño y el líder del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, acordaron aplazarla hasta después de las municipales, para evitar que el debate coincida con la conciencia electoral.

Además, la reunión, la primera de los tres líderes políticos, se produce cuatro meses después de la que se habían comprometido a mantener para analizar el proceso el pasado mes de septiembre, coincidiendo con el reinicio del curso polítco.

Asimismo, el pasado 23 de diciembre Quintana y Feijóo se citaron en Santiago a instancias del vicepresidente, en el que constituyó el segundo encuentro entre ambos y que, como el del día 28 de julio, concluyó si acuerdo, por lo que decidieron aguardar a la cumbre a tres convocada por el presidente gallego para el próximo 17 de enero.