El alto riesgo de incendio se ampliará a cinco meses en 2019 y el Spdcif tendrá 600 efectivos más

Conselleiro de Medio Rural en Comisión de Presupuestos
XUNTA
Publicado 30/10/2018 15:26:48CET

Está previsto que en 2020 aumente hasta los seis meses con el fin de "acabar con la temporalidad"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

El periodo de alto riesgo de incendios se ampliará a cinco meses en 2019, con la previsión de que aumente a seis meses en 2020, mientras que el servicio público de extinción se incrementará en 600 efectivos el año que viene.

Así lo ha avanzado este martes en la comisión parlamentaria el conselleiro de Medio Rural, José González, en la que ha expuesto los presupuestos de 516 millones (+4,2%) con los que contará su departamento para 2019, que se basarán en tres ejes: la movilidad de tierras, la aplicación de las medidas salidas de la comisión de estudio sobre incendios y el impulso a la calidad agroalimentaria.

El conselleiro ha apuntado que tras este 2018 con un periodo de alto riesgo de cuatro meses el año que viene habrá un incremento del tiempo de trabajo de fijos-discontinuos hasta cinco meses, mientras que está previsto que aumente hasta los "seis meses" en 2020. "Estamos acabando con la temporalidad, entendimos el mensaje", ha sentenciado.

Asimismo, habrá una "integración en el dispositivo de brigadas de entes adscritos", de manera que se prevé la incorporación de 120 brigadas --con cinco componentes cada una-- al servicio público de lucha contra el fuego (Spdcif) hasta un total de 600 efectivos, que también se dedicarán a prevención. Además, se incluirán los compromisos adquiridos con los agentes forestales y se incrementará la formación de trabajadores.

La próxima semana se constituirá el grupo de expertos que se encargará de revisar el funcionamiento del servicio de extinción de Galicia, después de que los grupos hayan designado sus nombres.

Además, se destinarán 2,5 millones de euros a la adquisición de 11 motobombas, mientras que habrá que más de tres millones para la compra de tractores para la limpieza de biomasa en municipios, con el objetivo de recuperar la actividad agroganadera en las franjas secundarias como mejor defensa contra los incendios.

DICTAMEN DE LA COMISIÓN

José González ha remarcado que estos presupuestos recogen diferentes medidas salidas del dictamen de la comisión parlamentaria de estudio de política forestal y sobre incendios -que él mismo elaboró como diputado popular--, si bien algunas son de aplicación "plurianual", por lo que se implementarán "a lo largo de los próximos años". "Galicia no arde, la queman los incendiarios", sostiene.

De esas recomendaciones, salen medidas como potenciar la elaboración de planes de ordenación forestal de los distritos, la puesta en marcha del catálogo de terrenos de alta productividad agropecuaria y forestal, así como un sistema de información estadística forestal.

También se incluye el convenio entre Xunta, Seaga y la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp) para la limpieza de franjas secundarias alrededor de núcleos, para el cual la Xunta aporta 28 millones en cuatro años -7,5 millones en 2019--. Actualmente, tiene adheridos 152 ayuntamientos. Todo ello, porque son "conscientes de la nueva tipología de los incendios".

MOVILIZACIÓN DE TIERRAS

Otro de los ejes en los que ha hecho hincapié el conselleiro de Medio Rural es "la filosofía" de la movilización de tierras, para lo cual se destinan 2,7 millones de euros, y que "va a impregnar todo el trabajo de esta consellería".

Para ello, tendrá respaldo legal en la ley de fomento de movilización de tierra de Galicia, norma que "estará en el próximo periodo de sesiones" y que incluirá "figuras más potentes que la concentración parcelaria". Habrá una agilización en los procedimientos de arrendamientos a través del Banco de Terras y la posibilidad legal de comprar tierra abandonada, entre otras cuestiones.

Junto a esto, se fomentará la creación de polígonos agroforestales, al tiempo que habrá una elaboración de un inventario forestal gallego, la apuesta por la ordenación de los montes y la certificación forestal.

Entre otras partidas, habrá 29 millones para el apoyo a la industria agroalimentaria -24 millones para inversiones en instalaciones y cinco millones para el sector del vino--; para la incorporación de jóvenes serán 20,5 millones y hay más de 21 millones (+7%) para los grupos de desarrollo rural (GDR).

En lo tocante a sanidad vegetal, se reservan 2,3 millones (+23%) para combatir plagas como la polilla de la patata y el nematodo del pino, entre otros. A esto se unen 4,3 millones para comenzar obras el año que viene de modernización de regadíos de A Limia.

Habrá una nueva línea de un millón de euros para la promoción del patrimonio cultural del agro. Las partidas para los centros de investigación suben un 35%, a la vez que las de formación lo hacen en un 23%.

PRESUPUESTOS PARA EL "ABANDONO"

Mientras, el diputado de En Marea Davide Rodríguez observa en estos presupuestos "casi una repetición idéntica a los presentados el año pasado", y "está demostrado que no están funcionando las políticas que están poniendo en marcha", pues "favorecen el abandono del rural".

Alerta de que se continúa con un "conglomerado precario y desorganizado" para luchar contra el fuego, al tiempo que sostiene que "Galicia va a arder mientras empresas saquen beneficios del fuego". Por ello, Rodríguez defiende un servicio "único, público y civil".

Raúl Fernández (PSdeG) censura que "en ningún caso se pueden considerar como expansivos" estos presupuestos "ni mucho menos sirven para lanzar el eslogan de que es la legislatura del rural". Lamenta que las cuentas "son más de los mismo" mientras "galopa a sus anchas la despoblación" y el territorio rural "está cada vez más a monte".

Xosé Luís Rivas, Mini (BNG), ha dicho saber que el nuevo conselleiro "quiere cambiar algunas cosas", pero considera que estas cuentas inciden en la falta de apoyo al campo. Reclama un plan de desarrollo rural "en serio" y denuncia el "abandono" en investigación.

A renglón seguido, Rivas ha pedido al conselleiro que "tenga acierto" con los cambios de uso rústico, ya que "se está fraguando algo que no debe ser", una "chanchullada" en terrenos de especial protección.

En cambio, Moisés Blanco (PPdeG) define estos presupuestos como "realistas, útiles y esperanzadores", ya que se hacen "teniendo en cuenta el dictamen de la comisión de estudio".