Rural.- Unos 40 voluntarios plantan 2.000 árboles en los montes de Pontecaldelas afectados por incendios en 2006

Actualizado 09/02/2008 17:31:18 CET

PONTEVEDRA, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

Unas 40 personas participan durante esta jornada en una acción de voluntariado organizada por la Consellería de Medio Rural y la Mancomunidad de Montes de Pontecaldelas para repoblar con especies autóctonas una de las zonas afectadas por los incendios de 2006. La previsión es que se plantarán unos 2.000 árboles de ocho especies, aplicando el criterio de diversidad, como robles, abedules, alisos, laureles, sauces y avellanos, entre otras.

La zona sobre la que se está actuando abarca una superficie de aproximadamente 1,5 kilómetros de longitud en el monte vecinal de Chaín y Rego das Bidondas. El jefe del servicio de Montes de Pontevedra, Jesús de la Fuente, destacó la importancia de la recuperación de "fondos de valle" como los seleccionados, a los que se refirió como "fuentes de semilla" para recobrar el monte y "frenos para el fuego" por la reserva de agua y la humedad que contienen.

Se trata de una zona donde, poco después de resultar arrasada por el fuego, se realizaron trabajos para crear "diques" y "bandas de protección" para "aguantar la tierra, atrapar los sedimentos e impedir su desprendimiento", explicó el presidente de la Mancomunidad, Alberto Lema. Para ello se realizaron siembras de plantas leguminosas y herbáceas que, año y medio después, según Lema, han conseguido que "ahora el suelo esté consolidado".

EVITAR QUE ARDA

Para Jesús de la Fuente, el principal objetivo sobre esta zona es "que no arda", por lo que "en 10 o 15 años podría mantenerse solo". En el futuro, "bajo los robles se dará un sustrato adecuado para la producción de setas", indicó el jefe provincial de Montes, que también se refirió a otros usos como el de refugio para el ganado, el aprovechamiento de madera para leña o su disfrute recreativo y social; no obstante, sobre todos éstos, "aquí el que prima es el uso de la conservación", añadió De la Fuente.

Por tanto, Jesús de la Fuente aseguró que se va a realizar una "vigilancia fuerte" sobre la zona durante el próximo verano "para evitar incendios forestales", puesto que "pese a haberse recuperado muy bien", el terreno "aún es muy vulnerable".

Alberto Lema valoró la participación del voluntariado en esta actividad de recuperación hidroforestal en las inmediaciones de uno de los afluentes del río Oitavén como una forma de "concienciación ciudadana, para que se entienda que el ecosistema es de todos". Además, Lema apostó por la "valorización y ordenación del monte" y el "desarrollo rural" del municipio de Pontecaldelas.

La próxima actuación se desarrollará la próxima semana y estará dirigida a la población escolar, que recibirá una sesión de educación ambiental 'in situ'. Para el próximo 23 de febrero se retomará el trabajo con los voluntarios, que participarán en la repoblación con especies autóctonas en el monte vecinal de Ínsua y Requeiro de Piñeiral.