Actualizado 16/06/2007 16:27 CET

27-M.- El BNG rompe el pacto de gobierno local en Muros (A Coruña) y se hace con la alcaldía con los votos del PPdeG

El cabeza de cartel nacionalista será alcalde y el del PP ejercerá como teniente de alcalde

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

El BNG de Muros rompió hoy el pacto de gobierno local suscrito por las direcciones autonómicas del Bloque y del PSdeG y se hizo con la alcaldía de este ayuntamiento coruñés al votar a su candidato, Domingo Dosil, y recibir los apoyos del PPdeG, a pesar que la candidatura más votada había sido la del PSdeG.

En este municipio, los socialistas obtuvieron en las pasadas elecciones municipales seis ediles, frente a los cuatro del BNG y los tres del PPdeG. Por ello, y según lo suscrito en el acuerdo entre socialistas y nacionalistas, éstos deberían haber facilitado la alcaldía al PSdeG por ser la formación más votada.

Así, el cabeza de cartel del BNG, Domingo Dosil, será el próximo alcalde de Muros, mientras que el número uno del PP, José Antonio Siaba, ejercerá como teniente de alcalde. En declaraciones a Europa Press, Siaba justificó que los populares apoyen a los nacionalistas porque, "tras 25 años de gobierno socialista, era necesario un cambio" porque en este municipio "bajó mucho el censo, no tienen industria ni los servicios básicos".

Según el dirigente popular, la alianza de la izquierda y la derecha en Muros "no tendrá problemas" porque los programas electorales "son muy parecidos, prácticamente iguales". Siaba aseguró que consultó con la dirección provincial del PP la orientación del voto en Muros y que le dieron "carta blanca" para apoyar al BNG, por lo que descartó que se vaya a adoptar alguna medida disciplinaria contra él.

INAUDITO

Por su parte, en declaraciones a Europa Press, la candidata socialista, Caridad González, mostró hoy su "total sorpresa" por la decisión del BNG de no apoyarla como regidora y aseguró que "es la primera vez que ocurre en la historia de este ayuntamiento" una situación similar. "Es inaudito", aseguró.

No obstante, y a pesar de los resultados, González señaló que realizará una oposición "leal" pero "muy dura", ya que consideró que la forma que tuvo el BNG de acceder a la alcaldía ha sido "tramposa" y sin respetar "ningún pacto". Preguntada sobre la incidencia que esta situación puede tener en el ámbito gallego, señaló que "eso lo tendrán que evaluar" las direcciones de PSdeG y BNG, aunque señaló que la ejecutiva de su partido "ha tomado ya buena nota" de lo ocurrido.

Las relaciones entre BNG y PSdeG en este ayuntamiento fueron muy tensas tras los resultados de las municipales. De hecho, los nacionalistas decidieron ayer en una asamblea local celebrada a última hora de la noche no apoyar la candidatura del PSdeG y votarse a sí mismos, lo que propició que asumirán la alcaldía, ya que el PPdeG también decidió apoyar la lista nacionalista.