27-M.-PSdeG y BNG intercambian documentación que "volcarán" en un pacto que responda al "mandato de compartir gobierno"

Actualizado 01/06/2007 1:11:04 CET

Trasladarán a sus dirigentes locales directrices de "obligado" cumplimiento para apartar al PP del mayor número posible de alcaldías

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 31 May. (EUROPA PRESS) -

PSdeG y BNG aprovecharon hoy su primera toma de contacto oficial para elaborar un acuerdo marco que garantice la gobernabilidad en los más de 90 ayuntamientos en los que las elecciones del 27 de mayo abrieron esta posibilidad para intercambiar la documentación que posteriormente "volcarán" en un documento en el que plasmarán el "mandato claro e inequívoco" decretado por las urnas de "compartir gobierno" en las instituciones municipales.

Así lo anunciaron en declaraciones a los medios de comunicación el secretario de Organización del PSdeG, Ricardo Varela; y el coordinador executivo del BNG, Francisco Jorquera; tras la reunión de poco más de dos horas mantenida por las delegaciones de ambos partidos, en la que constataron "una vez más la voluntad de las dos fuerzas políticas de acercar un acuerdo" que, según sus estimaciones, no se prolongará "más allá de esta semana".

En su primer encuentro, celebrado en el mismo hotel compostelano en el que se fraguó el pacto de Gobierno para hacerse con el control de la Xunta, Varela y Jorquera informaron de que el estreno de estas dos nuevas delegaciones sirvió para "compartir un perfil de análisis sobre los resultados" del pasado domingo.

Al respecto, ambos partidos coincidieron en que el mapa electoral del 27 de mayo "marca un importante retroceso" del PP y confirma la apuesta de la ciudadanía por que el "cambio" que se dio en la Administración autonómica en las autonómicas del 19 de junio de 2005 "se traslade a los ayuntamientos".

"Hay un mandato claro e inequívoco de que PSdeG y BNG compartan gobierno en muchas instituciones locales", declaró Francisco Jorquera, quien avanzó que la cita sirvió también para "aproximar las distintas cuestiones que deben reflejarse en el pacto".

INTERCAMBIO DE DOCUMENTACIÓN

Para ello, los socios en la Xunta aprovecharon esta primera ronda para intercambiar documentación, con el objetivo de que la otra facción la estudie para, así, "ya volcar todos los borradores en un documento común en una nueva reunión en breve" que, según avanzaron, tendrá lugar mañana.

Por su parte, el número dos de los socialistas gallegos confirmó que "buena parte" de las dos horas durante las que se prolongó la reunión, en la que tomaron parte cuatro miembros del BNG --por la incorporación a última hora la conselleira de Cultura, Ánxela Bugallo-- y tres del PSdeG, sirvieron para hacer un "análisis conjunto" del resultado de las elecciones.

"Pusimos en común la decisión de los ciudadanos de que el cambio en Galicia debe avanzar en lo municipal", explicó, en el que sentido de que los dos partidos "constataron la obligación de garantizar gobiernos estables que permitan responder a las necesidades de los ciudadanos en las urnas".

Así, ratificó que la documentación que intercambiaron servirá para "poner en común el acuerdo base que debe servir de cimiento para que cada uno de los ayuntamientos escenifique el acuerdo" y afianzó el interés de ambos por "garantizar la gobernabilidad y dar respuesta a la demanda de que ese cambio que se dio en Galicia avance también en el ámbito municipal".

CONCLUIR ESTA SEMANA

En consecuencia, ambos expresaron su "voluntad" de concluir las negociaciones esta misma semana y quedaron de ponerse de nuevo en contacto por teléfono mañana para acordar una nueva cita en la que evaluar cuestiones como la forma de actuar en el caso de las ciudades, especialmente en aquellas en las que el PSdeG ha perdido la mayoría absoluta, como son A Coruña y Lugo.

"Todo eso forma parte del acuerdo estamos hablando", precisó Varela, quien añadió que "cuando remate y esté perfectamente cerrado" se dará a conocer. "Queréis saber el resultado del acuerdo antes de que se produzca", ironizó a continuación Jorquera, en respuesta a preguntas de los periodistas.

Así, interpelados por si habían puesto en común cuestiones programáticas, ambos dirigentes aludieron a la documentación que canjearon en esta primera toma de contacto con el objetivo de "ir plasmando el acuerdo".

ORIENTACIONES PROGRAMÁTICAS

No obstante, el dirigente nacionalista confirmó que "en esos borradores por supuesto hay una serie de orientaciones programáticas comunes para asegurar la gobernabildiad y que la acción municipal sea acorde con la orientación de cambio que decidió la sociedad gallega".

Al respecto, el secretario de Organización del PSdeG puntualizó que "ya hace cuatro años la parte programática común de ambos estaba reflejada" y concretó que en esta ocasión "estará también". "Pero hoy no entramos al detalle, estuvimos en lo global", aseveró.

Por ello, inquiridos acerca de las cláusulas mínimas que se impondrán a las corporaciones locales para que garanticen el cumplimiento de los estipulado, Francisco Jorquera explicó que "todo eso formará parte del acuerdo y se dará en su momento".

Con todo, el coordinador executivo del BNG admitió que ambas formaciones "encaran este proceso con la voluntad inequívoca de llegar a un acuerdo con la voluntad de cada una de, después, respetar el acuerdo y responder de él en todos los ayuntamientos". "Que es como tiene que responder una fuerza política seria", aseveró, tras lo que concluyó: "así va a actuar el BNG y no dudamos de que así lo hará el PSdeG".

TRANSCURSO DE LA REUNIÓN

En la reunión de hoy, socialistas y nacionalistas pusieron sobre la mesa que existen dos alternativas para exportar la fórmula del bipartito de la Xunta al ámbito local: pactar gobiernos de coalición o que el compromiso sea sólo garantizar la gobernabilidad en el ayuntamiento y prestar los votos para la investidura del candidato del PSdeG o del BNG, en función de cuál haya sido el más votado.

No obstante, respecto a la posibilidad de que se planteen dificultades en algunos ayuntamientos por enfrentamientos entre los dirigentes locales de cada formación, como en Foz, Vimianzo, Corcubión, O Carballiño, Porto do Son o Boiro, las fuentes consultadas indicaron que se pactará el compromiso de "dejar claro a todos" que el acuerdo marco supone "unas directrices de la dirección que son de obligado cumplimiento para todos".

Además, tras esta primera toma de contacto, socialistas y nacionalistas están de acuerdo en que la consigna debe ser intentar conseguir el mayor número de alcaldías para "cerrar absolutamente las puertas al PP" en el mayor número de alcaldías.

Para ello, según las fuentes consultadas por Europa Press, ambas organizaciones intentarán acercarse también a las diversas formaciones independientes de las cuales dependen más de una veintena de alcaldías para intentar sellar alianzas múltiples que impidan "el paso al PP".

No obstante, las fuentes consultadas reconocieron la dificultad que plantea esta estrategia porque muchas de estas listas de independientes proceden del PP, por lo que la táctica se basará en "movimientos individuales en cada ayuntamiento" para "buscar todos los gobiernos posibles".