Unas 500 personas protestan en Ribadeo (Lugo) contra la ubicación de una nave en el puerto y otras obras que "dañan la ría"

Actualizado 10/08/2008 16:04:48 CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

Alrededor de medio millar de personas --según la organización-- se concentraron hoy en la localidad lucense de Ribadeo para rechazar la construcción de una terminal de carga en el puerto, así como el desarrollo de otras actuaciones que "van a dañar el sistema de corrientes y provocar muchos problemas ambientales en la ría".

En declaraciones a Europa Press, el coordinador de organización de Adega, Martiño Fiz, calificó como "muy buena" la asistencia a la concentración, que recorrió el centro de Ribadeo. Además, avanzó que intentarán constituir una coordinadora de asociaciones para evitar estas obras "que perjudican a la ría".

A respecto de estas actuaciones, Fiz se refirió a la ampliación del astillero de As Figueiras, la construcción de una nave en Castropol (Asturias) y el polígono de Barres; todas ellas "a punto" de ser aprobadas o iniciadas. Por lo tanto, reclamó a la Administración que diseñe un plan de ordenación de los recursos naturales de Ribadeo y su ría que "establezca lo que se puede hacer y lo que no".

"La Consellería de Medio Ambiente se desentiende, se pliega a los intereses económicos", criticó, y explicó que está "en contra" de las actuaciones en Castropol y Vegadeo, "pero no de las de Ribadeo"; al contrario que la administración asturiana. "Ven la paja en el ojo ajeno, pero no asumen sus propias decisiones mal tomadas", lamentó.

ACTUACIONES EN LA RÍA

La nave que centró hoy las protestas de los ecologistas y vecinos es una planta que se anclará con pivotes a la ría y producirá un "fuerte impacto paisajístico y ambiental". El paisajístico se debe a que tendrá una altura "impresionante, como un edificio de seis o siete pisos" en el puerto de una localidad "que vive del turismo".

Por su parte, la ambiental se centra en que los pivotes que la sustentarán se anclarán en el fondo de la ría. Según indicó el ecologista, esta ubicación puede producir modificaciones en las corrientes, al igual que "varias obras" que ya se produjeron y que fueron "comiendo terreno" a la ría y "favoreciendo" la aparición de bancos de arena "que limitan la entrada de agua del mar".

Otras de las "amenazas" que indicó Fiz son el astillero de pequeñas embarcaciones de plástico reforzado de Castropol que, según aseguró, "no tiene por qué estar en la costa". "Que lo pongan en un polígono", insistió, al tiempo que justificó este cambio de ubicación en que desde la actual "no podrán meter los barcos porque no hay suficiente calado".

Además, apuntó que hay una junquera a escasos 100 metros de donde se pretende ubicar esta planta que cuenta con una "importante" colonia de pájaros, de la que se pierde "una pérdida de especies" si aumenta el tráfico de embarcaciones en la zona. Asimismo, Fiz lamentó que este proyecto "no cuente con un estudio de impacto ambiental" puesto que "no se considera que afecte a la ría".

"Nosotros alegamos que sí afecta ante el Gobierno asturiano y recibimos de parte del alcalde la negativa de envío de información", subrayó, pero el homólogo del Valedor do Pobo en Asturias "sí admitió nuestra queja a trámite", incidió. "Estamos pendientes de eso", advirtió Fiz.