Actualizado 03/05/2007 05:16 CET

Unos 5.000 trabajadores del naval de Pontevedra comienzan una huelga indefinida

VIGO, 3 May. (EUROA PRESS) -

Unos 5.000 trabajadores de empresas matrices y auxiliares del sector del naval de la provincia de Pontevedra comenzarán hoy una huelga indefinida al no alcanzarse un acuerdo entre la patronal y sindicatos, sobre sus diferencias en dos de los principales puntos del convenio del metal firmado hace un año, la Agencia Bolsa de Empleo y la conversión de contratos eventuales a fijos.

Tras alrededor de 11 horas de conversaciones entre las partes, en las que ejerció como mediador el delegado provincial de Traballo, Pedro Borrajo y el jefe provincial de Inspección, José María Casas de Ron, las partes no llegaron a una postura común, por lo que la actividad laboral en el sector de la provincia quedó suspendida de modo indefinido. A partir de las 7.00 horas de hoy, se celebrarán asambleas en los centros de trabajo para informar sobre las conversaciones con la patronal y decidir qué tipo de reivindicaciones se llevarán a cabo.

Los sindicatos firmantes del convenio del año pasado, CC OO, UGT y CIG, denuncian de los trabajadores del incumplimiento del porcentaje del 45 por ciento de empleos temporales que deberán pasar a fijos este año, así como de la bolsa de contratación que regula el sector. Por su parte, los empresarios se muestran a favor de las dos medidas y afirman haberse obtenido grandes avances al respecto.

En declaraciones a los medios, una vez levantada la mesa de negociación, el secretario comarcal de UGT metal, José Antonio Álvarez, calificó a la patronal de "infumable" y las posturas de estos como "inasumibles" ya que recordó que no se trata de negociar un convenio sino de que "se cumpla el que ya existe". Así, criticó la "irresponsabilidad de los empresarios" y destacó que con las movilizaciones de hoy significan "volver a la asamblea de Praza do Rei" del año pasado, con la que 15.000 trabajadores del metal de la provincia comenzaron una dura huelga que duró nueve días y desembocó en la firma del convenio.

Por su parte, el representante de la CIG, Víctor García, destacó que, con su actitud, la patronal "no está por la labor" de subsanar unos incumplimientos, según él, "demostrados" en diversas actuaciones de la inspección y de la comisión de seguimiento del convenio, mientras que el responsable del sector naval de CC OO, Ramón Sarmiento, criticó que los empresarios "firmen convenios para que no haya huelgas", y que luego intenten aprovechar las "rendijas" para no cumplir todos los puntos que acatan inicialmente.

Sin embargo, el portavoz de los empresarios, Enrique Mallón, mostró la situación de "desánimo" del colectivo al que representa ante la convocatoria de huelga, después de "poner toda la carne en el asador" sobre unos asuntos, como la eventualidad y la bolsa de contratación, "en los que no nos separan grandes diferencias", consideró. A pesar de valorar de forma negativa el paro convocado por el sector, afirmó que éste no deberá repercutir en las futuras conversaciones con los sindicatos, por lo que se mostró dispuesto a reanudarlas "cuanto antes".