Beiras y Antón Sánchez visitarán a Junqueras y Romeva en prisión

Antón Sánchez y Xosé Manuel Beiras en una Coordinadora de Anova
Europa Press - Archivo
Publicado 30/10/2018 13:42:57CET

   Anova, "preocupada" por que "portavoces de la derecha" sugieran "ilegalizar partidos independentistas", demanda abrir "un tiempo nuevo"

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El histórico dirigente nacionalista y cofundador de Anova, Xosé Manuel Beiras, y el portavoz nacional de la formación y diputado de En Marea, Antón Sánchez, visitarán el próximo 10 de diciembre en la cárcel de Lledoners a Oriol Junqueras y Raúl Romeva, donde ambos políticos catalanes permanecen en prisión preventiva.

   De ello informa, en un comunicado, Anova Irmandade Nacionalista, que explica que, en esta visita a la cárcel de Lledoners, se trasladará "la solidaridad" de la formación "al conjunto de presos políticos y exiliados catalanes injustamente perseguidos por impulsar el referéndum" independentista de Cataluña del 1 de octubre de 2017.

   Anova incide en que el procedimiento aplicado con los políticos catalanes ha sido "cuestionado" por defentes entidades defensoras de los derechos humanos, en un tiempo en el que se ha visto como tribunales de Estados de la UE "se negaron a ejecutar euro órdenes y a aplicar medidas cautelares por los mismos actos que justifican en el Estado esapñol medidas de excepción como la prisión preventiva.

   Con este encuentro, se busca expresar "la solidaridad" de Anova exigiendo que dirigentes políticos de formaciones legales "puedan realizar el trabajo político en las calles y en las plazas", y también en las instituciones "en las que fueron electos, como es el caso del dirigente de ERC Oriol Junqueras".

   "Entendemos que el hecho de que sigan en prisión preventiva es una muestra más de la deriva autoritaria que atraviesa a los poderes del Estado español ante las demandas democráticas puestas encima de la mesa por buena parte de la sociedad catalana", sostiene.

PROYECTOS POLÍTICOS

   Anova defiende que, en democracia, "todos los proyectos políticos pueden ser no solo defendidos", sino "llevados a la práctica" si se alcanzan "las mayorías suficientes" para hacerlo.

   Así, apela a que el Estado español tendrá que "reconocer antes o después lo que hicieron ya Canadá o Reino Unido: entender que los conflictos políticos en el siglo XXI tienen que dirimirse abriendo las urnas, y no poniendo frenos a la democracia".

   Y es que, a su juicio, imágenes como la de las cargas policiales en los colegios electorales en el 1-O forman parte "de la historia más negra del Régimen del 78 y son impropias de cualquier democracia".

"UN TIEMPO NUEVO"

   En este sentido, Anova ve "con preocupación" determinadas afirmaciones de los portafvoces de la derecha española que "no descartan la opción de ilegalizar partidos políticos independentistas".

   Este tipo de afirmaciones, ha advertido, "evidencian una concepción reducida de la democracia", que "no acepta la existencia de un marco de respeto" de los derechos "sociales y nacionales", y que "incluso pone en peligro derechos y libertades civiles consagrados en el propio ordenamiento jurídico vigente".

   "Entendemos que el cambio de Gobierno en el Estado español debe abrir un tiempo nuevo en el que se atiendan las demandas sociales de las clases subalternas, al tiempo que se amplía y se mejora la democracia. Debemos empujar en esa dirección para blindar las conquistas sociales y conseguir un marco de bienestar para las mayorías sociales, en el que se consiga un marco nuevo que respete el derecho a decidir de los pueblos", ha zanjado.