Actualizado 02/06/2012 21:34 CET

El Centro de Operaciones de ENCE en Pontevedra redujo su impacto oloroso en un 75% desde 2011

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Grupo empresarial Ence ha explicado que su Plan de Eliminación de Olores puesto en marcha con la colaboración de la Universidad de Santiago en 2010 da sus primeros resultados ha conseguido reducir el impacto oloroso de su factoría situada en Pontevedra en un 75 por ciento desde 2011.

En un comunicado, Ence ha detallado que la comparación de los datos de impacto oloroso registrados en los cinco primeros meses de 2011 con los datos del mismo periodo del presente año "no dejan lugar a dudas" puesto que "la reducción de los episodios olorosos" vino acompañada "de una reducción igualmente próxima al 75 por ciento en la duración de cada uno de esos episodios".

Según ha indicado la maderera este sábado, jornada en la que se celebra una manifestación convocada por la Asociación pola Defensa da Ría (APDR) en contra del complejo industrial, el olor tradicionalmente asociado a la industria papelera en el mundo entero es producto de la cocción de madera, proceso en el que se generan emisiones olorosas altamente perceptibles por el olfato humano.

Precisamente, la incorporación a la factoría pontevedresa de Ence de nuevas y avanzadas soluciones tecnológicas, acompañadas de un plan de mejora operativa, permitieron "lograr esta drástica reducción de olores", ha indicado.

"CUMPLIMOS LO QUE ANUNCIAMOS"

"Cumplimos con lo que anunciamos", ha afirmado el director del Centro de Operaciones de Ence, Antonio Casal antes de avanzar que "en los próximos meses desaparecerá el impacto oloroso de la actividad industrial de Ence".

Según ha indicado Ence, la mejora en desempeño ambiental de la factoría de Pontevedra fue en 2011 "más allá de los olores". Así, ha recordado que los planes de mejora continua sirvieron para "reducir el consumo de agua, de madera, o de productos químicos".

De este modo, la pastera ha señalado que necesitó en 2011 un 22 por ciento menos de sosa para producir una tonelada de celulosa y ha añadido que el consumo de madera por tonelada se redujo en un 15 por ciento.

Por último, ha indicado que "continúa trabajando para reducir el impacto visual" para lo cual "ultima un plan" que, como ha avanzado, "permitirá eliminar la emisión de vapor de agua".