Actualizado 03/07/2007 21:15 CET

Las comunidades de montes iniciarán este mes una campaña contra la puesta en marcha de la nueva Ley del Suelo

La organización impulsa la creación de una planta de biomasa para producir compost, pionera en Galicia

PONTEVEDRA, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Organización Galega de Comunidades de Montes en Man Común iniciará estos días una campaña contra la puesta en marcha de la Ley del Suelo, en vigor desde este mes de julio. El presidente de este colectivo, Xosé Alfredo Pereira, considera que resulta "tremendamente negativa" para las comunidades de montes, por lo que convocarán a las distintas entidades vinculadas al monte gallego con el objetivo de analizar la repercusión de la normativa aprobada en el Congreso.

Para Xosé Alfredo Pereira, resulta "perjudicial" el "nulo" valor que la Ley del Suelo le concede a la tierra. Así, explicó que en caso de expropiación, se aplicaría el llamado "núcleo cesante" de la propiedad, vinculado a la utilidad del terreno en función de su producción. Desde la Organización Galega de Comunidades de Montes se oponen a este planteamiento y reclaman que "si se dan expropiaciones, que las paguen".

Por otra parte, Pereira valoró la campaña contra los incendios forestales puesta en marcha desde la Xunta y, aunque señaló que "el tiempo está ayudando", en alusión a las precipitaciones de los últimos días, la Organización Galega considera que "se han dado los pasos necesarios para combatir de forma eficaz el fuego en los montes". El presidente de la entidad también afirma que "nunca la sociedad estuvo tan concienciada de que no se pueden soportar más incendios".

BIOMASA

Por otra parte, la Organización Galega de Comunidades de Montes en Man Común expresó su satisfacción por el proyecto que, entre finales de este año y principios de 2008, permitirá que entre en Galicia en funcionamiento la primera planta de biomasa destinada a la producción de compost. Estará ubicada en un terreno de 7.000 metros cuadrados en la parroquia de Vincios, perteneciente a Gondomar (Pontevedra).

Hasta el momento se ha iniciado la primera fase, en colaboración con técnicos de la Universidad de Santiago. Este plan experimental, presupuestado en 160.000 euros -aportados por La Caixa, la Consellería de Medio Rural y las propias comunidades de montes- pretende estudiar las cantidades y tiempos de fermentación de la biomasa que se retire de los montes con el fin de producir el abono, entre otros parámetros.

Para la construcción de la planta necesitan 350.000 euros, a lo que contribuirá una ayuda de 83.000 euros procedente del plan Proder, junto con otros 80.000 que esperan recibir de la Axencia Galega de Desenvolvemento Rural.

Xosé Alfredo Pereira aseguró que esta iniciativa redundará en la "puesta en valor" del monte y confió en la rentabilidad del proyecto, argumentando que "la retirada de la biomasa no sólo es buena para el monte, sino que el producto final es rentable en si mismo". Aunque el volumen de producción será reducido y "casi artesanal", Pereira considera que "servirá también para financiar otros trabajos en el monte".