Actualizado 11/12/2007 13:53 CET

Un conductor de autobús duplica la tasa de alcoholemia cuando transportaba a 19 alumnos a Ponte Caldelas (Pontevedra)

Con este ya son tres los casos de alcoholemias positivas en conductores de autobuses escolares en dos meses

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

El chófer de autobús escolar duplicó la tasa de alcoholemia permitida, al presentar 0,30 miligramos por litro de aire espirado --frente al máximo permitido para este grupo de conductores que se sitúa en el 0,15--, cuando transportaba a un total de 19 alumnos al colegio público de Ponte Caldelas (Pontevedra). Con este suceso, ya son tres alcoholemias positivas en conductores de autobuses en los últimos dos meses, ya que se suma a los de A Laracha y Vedra, ambos en A Coruña, ocurridos en octubre.

Según informaron fuentes de la Guardia Civil de Tráfico de Pontevedra, el control se efectuó sobre las 9.10 horas, en la carretera PO-532, que une las localidades de Pontevedra y Ponte Caldelas, concretamente en el kilómetro 13,500, en un cruce de parada obligatoria.

De este modo, agentes de este cuerpo de seguridad, efectuaron el correspondiente control de alcoholemia al conductor, un hombre de 48 años de edad, que responde a la identidad de L.F.B., y vecino del municipio de Cotobade (Pontevedra), del que se desprendió una tasa de 0,30 miligramos por litro de aire espirado --en la primera prueba-- y 0,23 miligramos por litro de aire espirado --en la segunda--.

En el momento del control de alcoholemia, en el autobús viajaban un total de 19 escolares que se dirigían al colegio público de Ponte Caldelas.

TERCER CASO EN DOS MESES.

Este caso se suma a otros dos registrados en la provincia de A Coruña, en las localidades de A Laracha y Vedra, los días 9 y 11 --respectivamente-- del pasado mes de octubre. En el primer caso, el conductor regresaba de un servicio y el autobús estaba vacío, mientras que en el segundo viajaban 12 niños.

El chófer de un autobús escolar, interceptado en A Laracha, había multiplicado por seis la tasa de alcoholemia al arrojar un índice de 1,02 y 1,01 miligramos de alcohol por litro de aire espirado cuando regresaba de realizar un servicio de transporte. Pese a que en ese momento el conductor del microbús viajaba sólo con la acompañante de los alumnos, una mujer mayor de edad, el chófer había realizado con anterioridad un servicio de transporte escolar en Laracha.

En el caso de Vedra, sólo 24 horas horas después del anterior, el conductor cuadriplicó la tasa de alcohol máxima permitida, cuando viajaba con 12 escolares. En ambos casos, tanto las empresas como la Xunta tomaron medidas para suspender la actividad de los dos conductores.