Actualizado 30/11/2010 19:49 CET

El Congreso tramitará la modificación legal para restituir la toponimia oficial en su costa y sus capitanías

Parlamento de Galicia
ARCHIVO

Los parlamentarios gallegos defiende que la denominación en su idioma debe ser "la única opción", ya que así lo dicen las leyes vigentes

MADRID/SANTIAGO, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Congreso de los Diputados tramitará una proposición de ley del Parlamento gallego para restituir los topónimos oficiales en las capitanías marítimas, distritos y accidentes geográficos de la costa de Galicia.

La iniciativa, que ha sido defendida este martes en la Cámara Baja por una delegación de la Cámara gallega, recuerda las normativas que se han venido aprobando desde 1983 sobre la normalización lingüística y la toponimia oficial de la comunidad autónoma, hasta concluir que queda pendiente la reforma de la legislación estatal sobre puertos y marina mercante para incorporar las denominaciones de origen gallego.

De esta forma, su propuesta es modificar la ley de Puertos de 1992 para adecuar las capitanías y los distritos marítimos a la toponimia oficial de Galicia, ya que en el desarrollo de la presente ley se recoge que ésta tendrá la forma establecida en su ley autonómica de 1983, en la que sólo se concibe la opción gallega.

En este sentido, el primero de los representantes de la Cámara, el nacionalista Bieito Lobeira, ha señalado que con esta iniciativa sólo "se pretende defender el derecho inalienable a oficializar la toponimia de la nación gallega", partiendo "del marco legal actual", que desde hace 27 años establece la existencia de "una única forma" de denominación.

LA ORIGINAL Y NO LA IMPUESTA

Una "única opción", según Lobeira, que "debe ser la original, la propia, y no la que se impuso, no la que se deformó con la intención de extirpar las señas de identidad del pueblo diferenciado" que es Galicia y que quiere asegurar "el derecho del pueblo gallego a nombrar provincias, accidentes geográficos y capitanías marítimas, por su nombre genuino y no por el que fue impuesto en un momento de la Historia".

En la misma línea se ha pronunciado el diputado del Partido Socialista de Galicia Francisco Cerviño, quien ha destacado que las razones de esta iniciativa se inscriben en la búsqueda de "la legalidad, la seguridad jurídica y el apoyo a la lengua gallega", así como la puesta en valor de la autonomía competencial de la comunidad gallega.

"Trata de ganar en seguridad jurídica, lo cual siempre está bien" y asegurar, así, en el cumplimiento de la ley vigente y mediante la modificación del folio de matriculaciones, que "los topónimos estén en gallego, porque es el único formato oficial que tienen y son competencia exclusiva de las comunidades autónomas".

Por su parte, el representante del PP de Galicia (PPdeG), Agustín Baamonde Díaz, ha remarcado que el hecho de solicitar el cumplimiento de la ley de normalización lingüística del 15 de junio de 1983 "no viene a plantear un problema lingüístico", sino que "busca solución a un desajuste que afecta a la convivencia armónica de las lenguas cooficiales" en España.

"El hecho de que tengamos una lengua propia que coexiste para nosotros no supone un problema que nos preocupe, sino que es una grandeza que nos distingue", ha matizado Baamonde, al tiempo que ha valorado la petición como "legítima y justa" dado su entronque en la ley. "Y me imagino que en una Cámara de soberanía como esta no debe haber mayor razón de justicia que invocar el cumplimiento de la legalidad", ha apostillado.

APOYO UNÁNIME DE LOS GRUPOS PARLAMENTARIOS

El portavoz del BNG en el Congreso de los Diputados, Francisco Jorquera, ha recordado que Galicia "tiene competencia exclusivas, por lo que el cumplimento de la normativa vincula a todas las administraciones", y ha apuntado la imposibilidad de referir en idioma castellano las realidades descritas a través del idioma gallego. "Tenemos una historia y una cultura propia, por eso los idiomas no son intercambiables, por eso el gallego es insustituible. No se puede cambiar como si fuera un móvil", ha defendido.

Asimismo, Nuria Buenaventura, de Iniciativa per Catalunya (ICV), ha significado que la aprobación de esta proposición "se trata de un paso más en la defensa de la solución de la realidad plurinacional del Estado". "Es preciso procurar las modificaciones oportunas que contribuyan a reconocer la diversidad cultural, saludamos los cambios y seguiremos trabajando para potenciarlos, para hacer real la construcción de un Estado federal y solidario", ha dicho.

En un sentido paralelo, el diputado del PNV, José Ramón Beloki, se ha definido "incrédulo y melancólico" ante un tema "tan obvio", tanto en lo que respecta a Galicia como en lo que atañe al País Vasco y Cataluña, y ha señalado que "cuesta entender la resistencia" a oficializar la toponimia gallega, ya que "la indolencia no explica cómo el Ministerio de Fomento se está negando a llamar a las cosas por su nombre".

Dicho esto, la diputada del PP Pilar Ramallo ha incidido en la necesidad de "dar una instrucción directa a la Marina Mercante y al Ministerio de Fomento", dirigido por José Blanco, con el objetivo de "corregir este decreto" y cumplir finalmente con la que es ley gallega "desde 1983", ya sea mediante "una disposición ordinaria o una final".

Por último, la diputada del PSOE, Margarita Pérez Herráiz, ha asegurado que su grupo apoya la proposición "porque es respetuoso con los diferentes ámbitos competenciales, siendo ésta una competencia de la autonomía gallega, y avala la postura socialista gallega de apoyo a la normalización lingüística y utilización del gallego como lengua oficial de Galicia".