Actualizado 10/12/2009 16:04 CET

Criminólogos alertan de un endurecimiento "desbocado" de los castigos penales y defienden la rehabilitación carcelaria

El profesor Santiago Redondo atribuye la "inflación normativa" a la deriva hacia una sociedad "penalmente reaccionaria"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

El profesor de Criminología de la Universidad de Barcelona Santiago Redondo presentó hoy en Santiago de Compostela el libro 'In-tolerancia cero', con el que busca denunciar el "desbocado" endurecimiento de los castigos penales que, según dijo, es fruto de una sociedad que demanda "un incremento terrible" de sanciones "para todo".

Redondo denunció la "inflación normativa" que tiene lugar debido a la "creencia ingenua" de que crear más leyes "puede arreglar los problemas". Así, el autor destacó "el control desbordado" que da lugar a una vida "menos libre" en la que la seguridad se usa como excusa para "controlar".

Además, definió a la actual sociedad española como "penalmente reaccionaria" ya que, según dijo, no existe ningún estudio que confirme "esa teoría de que son mejores 30 años que 20 de cárcel". También alertó sobre "el paso atrás" que suponen la pena de muerte o la cadena perpetua.

Junto a esto, Redondo señaló que el libro intenta "quitar hierro" ante algunas cosas que se presentan como "terribles" e incidió en que no es una obra científica, sino un "ensayo distendido".

Por su parte, el catedrático de Psicología Social de la USC Jorge Sobral resaltó la importancia de que la sociedad conozca que los delincuentes pueden ser tratados psicológicamente con "más éxito de lo que se cree" y abogó por el papel de rehabilitación. "No se trata del tiempo que una persona esté en la cárcel, sino de lo que hace en ella", sentenció Sobral.

ESPECTÁCULO MEDIÁTICO

"Populismo punitivo", de esta manera definió Sobral la "espiral diabólica" que se crea cuando se oyen voces que denuncian que las "leyes son blandas". Subrayó que la "opinión publicada" --a la que diferenció de la opinión pública-- demanda más dureza cuando se produce un crimen puntual, y puso a modo de ejemplo que más del 90 por ciento de los agresores sexuales no son reincidentes, "pero con eso no se venden periódicos". Además, criticó duramente el papel de algunos medios que contribuyen a crear "un país espectáculo".

Finalmente, tanto Sobral como Redondo subrayaron que "esa vorágine poco crítica" da lugar a que no exista una reflexión en la sociedad sobre las consecuencias, por ejemplo, económicas. Así, recordaron que España lidera la tasa de población penitenciaria por cada 100.000 habitantes en la Unión Europea, y recordaron el gasto innecesario que se produce con muchos de estos reclusos, que "padecen castigos ineficaces".