Publicado 22/04/2015 18:45CET

El cura de Coia dice que no vio “nada” de lo que se acusa a un activista

FOTO: Concentración Cura
EUROPA PRESS

Afirma que el acusado "estuvo haciendo declaraciones a la prensa y al mes siguiente fue cuando empezaron" a culparle de la supuesta agresión

VIGO, 22 Abr. (EUROPA PRESS) -

El sacerdote jubilado del barrio vigués de Coia Emilio Suárez, implicado en las protestas por la instalación de un barco en una rotonda, ha asegurado que no ha visto "nada de eso" de lo que se inculpa al activista Diego L. --que está acusado por atentado contra la autoridad y lesiones--, y ha criticado que la Policía ha tenido "una serie de confusiones" en relación a estos incidentes.

Así lo ha manifestado a los medios antes de declarar ante el Juzgado de Instrucción número cuatro de Vigo, donde ha estado acompañado por decenas de personas que se han concentrado al grito de "non pode ser, non pode ser, os cartos na rotonda e as familias sen comer", "a policía minte" y "Xurxo, Diego, somos todos".

"He visto en la calle O Grove a un Policía que pegó un traspiés y se cayó, y a 60 o 70 metros he visto que un policía tenía a un chaval cogido del brazo", ha comentado el sacerdote, que ha concretado que a este "chaval", que "al momento salió corriendo", no le conoce.

El cura, que ha sido citado por el juzgado como testigo, ha señalado que tanto él como Diego trataron de "tranquilizar el asunto" durante las protestas, pero ha insistido en que al acusado no le vio "en absoluto allá" y no ha visto "nada de eso" de lo que se le acusa, delitos penados con entre dos y cinco años de prisión.

Asimismo, ha mantenido que después de los incidentes el activista vigués "estuvo yendo a la rotonda y haciendo declaraciones a la prensa y al mes siguiente fue cuando empezaron a decir que había sido Diego el que había empujado" a un agente.

"La policía ha tenido una serie de confusiones", ha censurado Suárez, que ha indicado que una madre de la parroquia le dijo que habían denunciado a un chaval que "nunca había estado en la rotonda" ni "tenía nada que ver". "Era increíble que cogiesen a ese chaval, que es un chaval del barrio, pero que le cogieron como culpable del asunto", ha lamentado.

DOS HERIDOS

Según ha indicado a los medios la abogada de la Asemblea Aberta de Coia, Esther Lora, la Policía Local acusa a Diego de atentado contra la autoridad y lesiones durante unas protestas en la que los activistas intentaron acceder a la rotonda, movilización en la que presuntamente resultaron heridos dos policías.

Según ha dicho la letrada, un agente asegura que cuando sucedieron los hechos "se le zarandea y se le empuja", a consecuencia de lo que supuestamente sufrió una fisura de muñeca por la que se encuentra de baja laboral desde el pasado 15 de diciembre.

Acerca de la situación del otro activista, Xurxo R.M., que fue condenado a seis meses de prisión por resistencia a la autoridad y a otros seis meses por lesiones a otro policía, la abogada ha comentado que han recurrido la resolución ante la Audiencia.

"DESPROPÓSITO"

El candidato a la Alcaldía de la Marea de Vigo, Rubén Pérez, ha subrayado durante esta concentración que son " absolutamente delirante las declaraciones policiales en las que culpan a Diego y otra gente" de la Asamblea Aberta de Coia por las protestas en la rotonda.

Así las cosas, ha sostenido que "quien tiene que estar encausado y quien tiene que dar explicaciones judiciales es quien autorizó la obra, ese despilfarro económico, que no presentó facturas, que no presentó proyecto técnico, que justifica una instalación de este tipo sin ningún tipo de control y contrato público".

"Esto es un despropósito, debería de ser el propio alcalde el que parase de una vez la utilización de la Policía Local como ariete contra los movimientos sociales de esta ciudad", ha concluido el candidato.

Para leer más