Debate.- Villares (En Marea) ofrece un pacto "social" y dice a Feijóo: "No merecemos un gobierno que provoca suicidios"

Luís Villares, portavoz de En Marea en el Parlamento
EUROPA PRESS
Publicado 09/10/2018 19:03:05CET

   Reivindica el carácter "nacional" y reclama inversiones sociales, desmercantilizar los bienes básicos y una reforma estatutaria social

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El portavoz de En Marea, Luís Villares, ha desmerecido la gestión del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en su discurso durante el debate de política general y, en concreto, sacó a colación la emigración, la "implosión demográfica" y las personas que "optaron desesperadamente por suicidarse" ante la situación económica. "No, no nos merecemos un gobierno que provoca éxodos, implosión demográfica o suicidios. Ni usted, ni nadie tiene derecho a amargarnos la vida", ha denunciado.

   Frente a ello, y erigiéndose en líder de la oposición como segunda fuerza más votada, ha propuesto un "nuevo trato ciudadano basado en la justicia social" a la que sumar a PSOE y BNG, basada en tres partes: inversiones sociales en proporciones de PIB semejantes a las de 2009, "desmercantilización" de los bienes básicos esenciales para la sociedad y reforma estatuaria de carácter social.

   No en vano, Villares, que centró buena parte de su intervención en la situación de la sanidad pública, recordó el acuerdo de las tres fuerzas políticas de la oposición para forzar una comisión de investigación sobre los "recortes" en sanidad. "Somos fuerzas diversas, pero nos pusimos de acuerdo alrededor de la defensa de la vida y la salud de la gente", ha remarcado.

   En este escenario, el líder de la formación 'rupturista' ha querido "ofrecer un nuevo trato ciudadano". Así, quiere acordar propuestas de enmienda a los presupuestos de la Xunta para 2019 que den una garantía "mínima de inversiones sociales, en proporción de PIB semejantes a los dos presupuestos de 2009 en materia de igualdad y lucha contra las violencias machistas, educación, bienestar y sanidad".

   En segundo término, apuesta por "acordar la desmercantilización de los bienes básicos esenciales" para la sociedad, "impidiendo" que grandes empresas, "mayormente multinacionales y fondos de inversión", hagan "negocio a costa de la vida, salud y derechos" de los gallegos.

"CONSENSO SOCIAL"

   A este respecto, ha citado el "consenso social" alrededor de varios bienes: el agua, la sanidad, la educación, las pensiones, la prevención y extinción de incendios y los servicios sociales. Todos estas áreas ha pedido sacarlas del "negocio" de las empresas.

   Y, en este escenario, ha pedido una "reforma estatutaria de carácter social", ante la "obsolescencia de un estatuto de autonomía que no contempla la carta de derechos sociales de los gallegos". "Queremos adquirir y compartir el compromiso de erigir en derecho social básico, con carácter vinculante frente al poder público autonómico, los siguientes bienes: agua, acceso a una vivienda digna y un mínimo de renta vital y de energía disponible en cada hogar", ha explicado.

   Villares ha indicado que se trata de llegar a un "pacto alrededor de unos valores sociales compartidos, basados en la solidaridad social, en la cooperación y en la sostenibilidad". "Porque no somos una gran empresa, sino una gran familia", ha enfatizado.

VARIAS EXPRESIONES RETIRADAS

   La intervención de Villares, que fue seguida por el histórico nacionalista Xosé Manuel Beiras desde la bancada de invitados, no estuvo exenta de algunas frases polémicas, que fueron retiradas en el transcurso o al final del debate. Concretamente, cuando aludió a los conselleiros como "comisionistas", lo que provocó las protestas desde las bancadas populares.

   El resto del discurso continuó sin especiales interrupciones pero, cuando finalizó, el presidente del Parlamento, Miguel Santalices, sacó los apuntes realizados. Así, le pidió que retirase la expresión en la que relacionó los "mecheros" que prenden en el monte con "amigos de los que hoy gobiernan".

   También le reclamó que retirase la expresión "acosador" vinculada a Manuel Baltar, presidente de la Diputación de Ourense, la de "sicarios" en la CRTVG y cuando dijo "será que algunos en el PP se sienten hijos de los que dispararon a Bóveda", momento en el que Villares afeaba al presidente de la Xunta el discurso que hizo en el desembalaje del cuadro de Castelao 'A derradeira leición do mestre'.

   El líder de En Marea tomó la palabra para que no figurase en el diario de sesiones todas las cuestiones que mencionó Santalices, salvo la referida a Baltar. "Pues esa la retiro yo y le llamo al orden", sentenció el presidente de la Cámara.

"GALICIA, SU TRAMPOLÍN"

   En su discurso, Villares ha puesto de manifiesto que a Feijóo "no le valieron ni su neoliberalismo autoritario ni su sumisión a Madrid". "Quería usted hacer de Galicia su trampolín, pero en la piscina no había agua, toda la agua estaba en las fotos que lo relacionaban con el narcotraficante Marcial Dorado", le ha espetado.

   El líder de En Marea atribuyó esta situación a que en "la Corte no lo querían porque ese pasado era bochornoso incluso para el PP" y porque "en su vida política tiene aún ocho fallecidos por Hepatitis C sin enterrar", ha recriminado, en el discurso de la oposición de mayor dureza verbal hacia el presidente de la Xunta.

   "No, en la Corte no lo querían porque el PP quería huir de su pasado corrupto y usted reivindicó en esta cámara la trampa cuando dijo que su partido se aprovechaba de las zonas grises de la ley para financiarse. No eran zonas grises, de lo que usted hablaba era de las 'aguas grises' de su partido", ha incidido Villares.

   Así pues, el portavoz de la formación 'rupturista' ha concluido que Feijóo era el único que "pensaba ser un mirlo blanco". "Los demás vieron el cuervo negro que había en sus políticos. Y si el PP no se merece un presidente así, desde luego Galicia tampoco", ha concluido.

CARÁCTER "NACIONAL"

   A lo largo de su intervención, Villares sacó la "conclusión" de que los "recortes públicos" en las distintas materias que abordó en su discurso, la "precariedad laboral y social" ocasionada por "su absentismo y complicidad con las estafas masivas" de las grandes empresas, "causan desigualdad social, desequilibrio territorial, pérdida de oportunidades y sobre todo ausencia de expectativas de futuro".

   "En definitiva, desesperanza. No, Galicia no merece un presidente como usted", ha reiterado Villares, quien en su discurso reivindicó el "carácter nacional de Galicia". "Somos más que gente, más que territorio y paisaje, somos una comunidad humana", ha introducido, antes de indicar que Galicia "tiene conciencia de ser una nación".

   El dirigente 'ruptutista" ha indicado que "lamentablemente", los "ataques a la autonomía política fueron constantes durante estos últimos años". "Y el presidente de la Xunta, en vez de defendernos, se dedicó a esconder y agachar la cabeza frente a Madrid", ha apostillado.

   De este modo, criticó "tres deslealtades": la "negación de un sistema de financiación justa", que permita "atender dignamente las necesidades de la ciudadanía"; la "falta de inversiones comprometidas para Galicia", que suman 2.300 millones desde 2014; y las "medidas recentralizadoras", con "excusas de los principios de contención de gasto". "¿Valió la pena tanta cobardía política? ¿Este presidente mudo es lo que merece nuestro país? Sinceramente, no", ha concluido.