Raya el coche del vecino que se quejó a la policía de su música

Actualizado 06/01/2015 19:11:54 CET

La mujer tuvo que ser trasladada al CHUAC debido al estado de nerviosismo una vez introducida en el vehículo policial

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 6 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Una mujer ha sido detenida este martes en A Coruña por rayar el vehículo del vecino que se quejó ante la policía por el volumen de la música que esta tenía en su vivienda.

   Según informa la Policía Local, una patrulla fue movilizada para atender la queja sobre las 3,30 horas de este martes. La mujer manifestó a los policías que bajaría el volumen pero que la protesta se debía a una enemistad que mantiene desde hace tiempo con este vecino.

   Posteriormente, sobre las 5,45 horas, los agentes recibieron una nueva llamada, esta vez de unos viandantes, que informaron de que una mujer había causado daños en un vehículo estacionado.

   Una vez en el lugar, los policías se entrevistaron con tres personas quienes manifestaron que habían visto como, momentos antes, una mujer, a la que conocían como vecina de la zona y de la que facilitaron una descripción detallada, rayaba, con un objeto metálico, un vehículo allí estacionado y abandonaba la zona a pie dirigiéndose hacia la calle Barcelona.

   Tras comprobar que el vehículo presentaba considerables daños, tenía rayado todo el perímetro y el capó delantero, los policías dieron una batida por la zona, pero no consiguieron localizarla.

   Más tarde, cuando los agentes se dirigían al domicilio del propietario del vehículo para informarle de lo acontecido, vieron cómo salía del portal una mujer que coincidía plenamente con la descripción facilitada por los testigos, por lo que procedieron a su detención, y le informaron del motivo de la misma.

   Esta mujer de 39 años resultó ser la misma a la que los policías habían requerido anteriormente por tener la música alta y el vehículo dañado propiedad del vecino que había requerido la presencia policial por el elevado volumen de la música.

NERVIOSISMO

   Una vez introducida en el vehículo policial, la detenida comenzó a ponerse muy nerviosa y agresiva hacia los policías, intentando autolesionarse dando golpes contra la mampara del vehículo policial al tiempo que profería gritos e insultos de todo tipo contra los policías.

   Dado el estado de nerviosismo que presentaba, los policías solicitaron la presencia de una ambulancia que, tras un primer reconocimiento en el lugar, la trasladó al CHUAC, donde fue atendida custodiada por agentes de este cuerpo. Posteriormente fue trasladada a dependencias policiales y quedó custodiada en los calabozos pendiente de ser puesta a disposición judicial.

Para leer más