Actualizado 14/03/2009 23:07 CET

La dimisión de la Executiva propicia la "unidad" del BNG para renovar la dirección en una asamblea por delegados

Quintana desvela su intención de no presentarse y Rodríguez y Beiras avisan de que no quedará fuera nadie por llevar "mucho tiempo"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

La dimisión en pleno de la Executiva del BNG propició hoy que el debate en el seno del Consello Nacional fructificase en el acuerdo para renovar la dirección nacionalista en el seno de una asamblea que se convocará para el próximo 10 de mayo y que contará con "no menos de 2.500 delegados".

Al finalizar la reunión, que duró en torno a cinco horas, las corrientes que integran el Bloque Nacionalista Galego escenificaron la "responsabilidad", "unidad" y "cohesión" alcanzada hoy por la formación frentista y, reflejo de ello, fue el abrazo del ahora portavoz nacional en funciones, Anxo Quintana, con miembros de la Executiva.

La excepción a este consenso la protagonizó la corriente Movemento pola Base, que decidió hoy abandonar el BNG. No obstante, algunos de sus miembros seguirán militando en la organización frentista, como Noa Presas, que participará en la comisión organizadora creada hoy para diseñar la asamblea extraordinaria.

La propuesta presentada por Anxo Quintana para celebrar un cónclave el 10 de mayo con un sistema de delegados obtuvo el 83 por ciento de los votos de los integrantes del Consello Nacional.

No obstante, hubo una propuesta alternativa a la de Quintana presentada por el Encontro Irmandiño, que consiguió el 16,8 por ciento de los apoyos. En ella, se pedía una asamblea ordinaria y no extraordinaria, y abierta a toda la militancia.

"ENTRADA EN RAZÓN"

El líder del Encontro Irmandiño, Xosé Manuel Beiras, calificó de "entrada en razón" la dimisión de la Executiva y rechazó considerarlo un "triunfo" de esta corriente. Tras admitir esta renuncia, se acordó que los miembros de la dirección permanezcan en funciones, hasta la celebración de la próxima asamblea, con el objetivo de no crear "un vacío de poder" y poder despachar asuntos cotidianos, explicó Quintana.

Uno de los temores de la jornada para el Encontro Irmandiño era que la Executiva "se enrocase" y no aceptase la dimisión, que celebró. De hecho, se mostró "contento y satisfecho" con el resultado "contra pronóstico" del Consello Nacional.

El que fue uno de los fundadores del BNG subrayó que el cónclave por delegados "no se corresponde" con el que planteaban los 'irmandiños', si bien consideró que se produjo una "recuperación" del espíritu asambleario de 1982 "en cuanto a su flexibilidad de participación", en referencia a que habrá unos 2.500 representantes (mil más que en la asamblea de proclamación Anxo Quintana como candidato a la Presidencia de la Xunta, que fue el primer cónclave que tuvo lugar con este sistema).

En este sentido, se cumplió la apelación del portavoz nacional en funciones que realizó al principio de la reunión cuando llamó a recuperar el espíritu de "cada persona un voto". Fuentes consultadas por Europa Press apuntaron a que las corrientes críticas valoran el cierto grado de apertura a la militancia e incluso auguraron que "todo el que quiera ir" a la asamblea "podrá hacerlo".

El "miedo legítimo" de Unión do Povo Galego (UPG) en el Consello radicaba en que el BNG "tirase las cosas por la borda" y ocurriesen "cosas graves", según admitió su secretario xeral y miembro de la Executiva en funciones, Francisco Rodríguez. En todo caso, el representante de la fuerza hegemónica del Bloque consideró que "está ahuyentado cualquier tipo de peligros graves para la formación nacionalista".

Por su lado, Quintana hizo hincapié en que el Bloque "puso hoy la primera piedra para volver cuanto antes al Gobierno gallego" y fijó en ello "el reto desde hoy" para la formación frentista. "Vamos a hacerlo con responsabilidad y decisión", proclamó tras considerar el de hoy "uno de los mejores consellos nacionales que el BNG celebró en los últimos años".

FUTURO DE LA EXECUTIVA

Así, el futuro del BNG pasa ahora por renovar la Executiva con un proceso en el que se "exhortará" a la militancia a que participe de forma amplia desde asambleas comarcales. En este proceso, que abre ahora el periodo para presentar candidaturas, las corrientes críticas estarán vigilantes, aunque la UPG confía en que sólo haya "convulsiones mínimas".

Por su parte, Anxo Quintana ya anticipó que no tiene "intención" de optar a la portavocía nacional, aunque se dispuso a ubicarse "siempre, siempre, siempre donde el BNG quiera que esté". Por su parte, dos históricos del nacionalismo, Xosé Manuel Beiras y Francisco Rodríguez, que no están en la comisión organizadora de la asamblea, dejaron abierto su futuro y avisaron de que no se quedará nadie fuera nadie por el hecho de llevar "mucho tiempo" en el Bloque.

"No es nada relevante si Beiras va a estar o no en la (futura) Executiva, sino que lo relevante es que se acordó que todos somos indispensables y necesarios", declaró el líder del Encontro Irmandiño, quien resaltó que "no hay ni jóvenes ni viejos, ni los que tienen que ceder el paso y los que no".

Por su lado, Rodríguez señaló que las decisiones para la nueva Executiva se tomarán en función de "exigencias colectivas y nunca personales" y garantizó que, a este respecto, "no va a haber ningún problema". "Sólo va a depender de si es necesario o no, de si conviene o no, y de si puede cumplir una función que es ineludible que se cumpla o no", agregó.

También el ex eurodiputado Camilo Nogueira, que llegó a formalizar su candidatura para la XII Asamblea Nacional del BNG --celebrada en 2006-- se ofreció para "trabajar en favor de la unidad" del BNG y afirmó que buscará "puntos de encuentro" para trasladar sus propuestas a la asamblea extraordinaria.

COMISIÓN Y PARLAMENTO

Por otro lado, el Consello Nacional sirvió para recordar que el BNG se enfrentará en junio a unos comicios europeos en los que el BNG "debe y puede" conseguir voz propia de Galicia, proclamó Quintana en su intervención.

Sin embargo, la decisión sobre quien ostentará la portavocía del Grupo Parlamentario para la VIII Legislatura no fue abordada hoy, según las fuentes consultadas por Europa Press. "Se irá decidiendo en estos días, no es la cuestión esencial para mí ni para el BNG", resolvió Quintana acerca de este asunto.

Mientras no se conforme la nueva Executiva, las decisiones de carácter político le corresponderán al Consello Nacional y la comisión creada se encargará de organizar la asamblea nacional extraordinaria, que finalmente se llevará a cabo con el sistema de delegados.

Los miembros de la comisión son Mario López Rico (Encontro Irmandiño), Roberto Mera (Non Adscritos), Carlos Aymerich (de los 'quintanistas'), Alberte Rodríguez Feixoo (de A Alternativa), Noa Presas (Movemento pola Base) y Alberte Ansede y Francisco Jorquera (UPG).