Actualizado 18/06/2013 19:04 CET

La Eurocámara da un ultimátum a los 27 para que hagan concesiones en la reforma de la PAC o bloqueará acuerdo

BRUSELAS, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los jefes negociadores del Parlamento Europeo en la reforma de la Política Agraria Común (PAC) han lanzado este martes un nuevo aviso a los gobiernos europeos para que cedan en algunas de sus aspiraciones de aquí a la semana próxima, cuando las partes intentarán cerrar un acuerdo político en Luxemburgo, o de lo contrario, advierten, bloquearán la reforma.

"Aún hay demasiados puntos sin una conclusión aceptable para el Parlamento Europeo. Estamos dispuestos a ir a Luxemburgo, pero si quedamos satisfechos con los trílogos de esta semana sobre todos los capítulos. Si no hay conclusiones positivas esta semana, difícilmente se podrá cerrar este proceso de reforma bajo presidencia irlandesa", ha declarado en rueda de prensa el presidente de la comisión de agricultura del Parlamento Europeo, Paolo de Castro.

La Comisión Europea, el Consejo que forman los 27 y la Eurocámara mantienen desde hace semanas reuniones trilaterales para tratar de acercar posiciones y pulir la reforma, cuya negociación afronta la recta final esta semana.

Las tres instituciones prevén cerrar el acuerdo político la semana próxima en Luxemburgo, en donde los ministros de Agricultura de la UE se reúnen el lunes y el martes, pero los eurodiputados han advertido de que no viajarán hasta allí si antes no se avanza en los sustancial esta semana en Bruselas.

"La decisión de hoy es que no iremos", ha apuntado De Castro, si bien ha matizado que la decisión definitiva la tomarán este jueves, una vez concluya el ciclo de trílogos previstos esta semana. Además, ha dejado claro que independientemente del acuerdo que pudiera consensuarse en Luxemburgo, la decisión definitiva de la parte europarlamentaria tendría que ser confirmada después, probablemente el miércoles 26, en un voto en Bruselas.

Los jefes negociadores de la Eurocámara han mostrado su enfado sobre todo por la negativa de los países de la UE a discutir con ellos elementos como la transferencia de fondos de un pilar a otro o la fijación de un techo máximo de las ayudas por explotación, un tope que los gobiernos quieren voluntario y la Eurocámara y la Comisión obligatorio.

La razón de no incluir éstos y otros puntos en el debate es que los líderes europeos pactaron los capítulos vinculados al presupuesto en una cumbre el pasado febrero y no quieren reabrir la discusión, mientras que el Parlamento advierte de que es colegislador y debe dar su opinión también sobre estos elementos.

En la misma comparecencia ante los medios que De Castro, el socialista portugués Luis Manuel Capoulas Santos, responsable de la negociación sobre ayudas directas y desarrollo rural, ha pedido "mucha más flexibilidad" al Consejo y a la Comisión porque, a su juicio, la Eurocámara ya ha cedido en algunos puntos.

Sobre la convergencia interna o 'tasa plana' para que todos los agricultores de un país cobren las mismas ayudas por hectárea, independientemente del sector o región, Capoulas Santos ha dicho se han producido "muchos avances" para lograr un "equilibrio".

Las discusiones están orientadas hacia un "equilibrio" para que el nivel de apoyo sea suficiente como para evitar una reducción "brusca" que pudiera paralizar la actividad de determinados productores, al tiempo que se garantiza un subsidio mínimo de ayuda, ha explicado. "Es un equilibrio delicado, que parece contradictorio pero que se puede conciliar", ha asegurado el eurodiputado.

También parece cerca el acuerdo en lo que se refiere al 'greening' o 'pago verde', que condicionará el 30 % de las ayudas directas al cumplimiento de determinados esfuerzos medioambientales. El consenso aquí reside en incluir un "principio de equivalencia" a las medidas que pide Bruselas y también el "principio de verificación".