Feijóo admite que el 'Plan Move' de obras "no" se cumplió y se escuda en lo que el bipartito "dejó a deber"

El presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, en el Parlamento de Galicia
Europa Press
Publicado 24/10/2018 12:17:56CET

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha admitido que el inicial 'Plan Move' de infraestructuras "no" se pudo cumplir y ha recordado que fue modificado, al tiempo que se ha escudado en que la planificación inicial no se llevó a cabo porque el anterior Gobierno bipartito "dejó a deber miles de millones de euros" en el marco, además, de una crisis económica.

   En todo caso, Feijóo ha defendido el impulso a las infraestructuras en la comunidad y ha remarcado que, a día de hoy, hay 208 kilómetros de autovías y vías de alta capacidad más que cuando tomó las riendas del Ejecutivo autonómico, en 2009, lo que supone un aumento del 67 por ciento. También ha concretado que el 80 por ciento de los gallegos vive "a 15 minutos" de una vía de alta capacidad.

   Enfrente, el portavoz parlamentario del PSdeG, Xoaquín Fernández Leiceaga, ha afeado a Feijóo sus "cuentas de Antoñita la Fantástica" y ha criticado que se escude "en la crisis" o en lo que hicieron otros gobiernos para justificar el "incumplimiento" del 'Plan Move'. "El incumplimiento del ya modificado, que hablamos del de finales de 2010, cuando ya llevaban año y medio gobernando", ha apostillado.

   Entre otros "incumplimientos", ha recordado que el plan planteaba que "en 2015" el 80 por ciento de los gallegos estarían "a 10 minutos" de una vía de alta capacidad, algo que aún "no" ocurre en la actualidad. Asimismo, ha puesto el acento en la reducción de los peajes en las autopistas competencia de la Xunta, tras recordar que el 'Move' señalaba en 2010 que eran "excesivas y disuasorias".

   "Casi nueve años después, los usuarios pagan prácticamente lo mismo", ha precisado el socialista, antes de proponer un acuerdo para que el Ejecutivo autonómico use su capacidad presupuestaria para fijar un recorte lineal del 20 por ciento en los peajes autonómicos, compatible con las bonificaciones ya existentes y llamado a entrar en vigor en enero. También un estudio en seis meses para "homogeneizar" los pagos en las autopistas autonómicas.