Feijóo reenfoca su discurso ante la obra de Castelao: ahora alude al fascismo y a los "verdugos" de Bóveda

Publicado 05/10/2018 14:40:22CET

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha aprovechado la inauguración de la exposición 'Castelao maxistral' para reenfocar su discurso tras la polémica suscitada en el acto de desembalaje de 'A derradeira leición do mestre', cuando recibió duras críticas, sobre todo por parte de En Marea y BNG, quienes entendieron que había "ocultado y manipulado" el mensaje del cuadro del intelectual galleguista.

   Si en la recepción de esta obra el presidente gallego evitó alusiones concretas al franquismo y al galleguista Alexandre Bóveda, a quien, según los historiadores, podría representar la figura del maestro que aparece asesinado en el suelo en el óleo de Castelao, este viernes, ante familiares del propio Bóveda, sí ha hecho mención expresa a los crímenes franquistas y a los "verdugos" de Bóveda.

   En todo caso, el presidente ha dado una perspectiva más amplia a su discurso y ha esgrimido que "escenas similares y asesinatos atroces como el de Bóveda se produjeron en Galicia y España, donde el odio y el rencor se apropiaron de la libertad bajo diferentes banderas".

   Asimismo, ha proclamado que existen "regímenes actuales que oprimen y asesinan como el franquismo, el fascismo o el estalinismo, y maestros que son víctimas de la intolerancia". "Ese cuadro podría representar escenas que se producen en territorios donde se atacan los derechos humanos y la convivencia", ha advertido.

   Lo ha hecho, ante numerosas autoridades del ámbito político y cultural, antes de advertir que no se puede ser "demócrata y consecuente" si se "rechazan las opresiones y crímenes del pasado y se olvidan los crímenes de nuestros días". "Los verdugos de Bóveda guardan parentesco con los de hoy. Las ideologías totalitarias están presentes en el mundo actual bajo diferentes banderas", ha recalcado.

   "Lo sabían" --ha añadido-- quienes desde el exilio o la emigración apostaron por la educación y por financiar escuelas. Y es que la obra también "honra", ha añadido, "a los maestros que abren ventanas del conocimiento para hacer de los niños hombres libres y tolerantes".