Actualizado 19/07/2013 21:08 CET

Fernández de Sousa declarará como imputado ante el juez Ruz el 15 de octubre

Manuel Fernández de Sousa
EUROPA PRESS

José Carceller (Damm) acudirá a declarar el 22 de octubre en calidad de testigo

MADRID, 19 Jul. (EUROPA PRESS) -

El magistrado de la Audiencia Nacional Pablo Ruz tomará declaración al ex presidente de Pescanova Manuel Fernández de Sousa en calidad de imputado el próximo 15 de octubre, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

El juez Pablo Ruz imputó el pasado mes de mayo al directivo de la pesquera junto a otros tres directivos de la entidad y al grupo alimentario como persona jurídica por falsear sus cuentas anuales y por abuso información relevante.

Manuel Fernández de Sousa, que el pasado miércoles presentó su dimisión como presidente de la firma gallega, será el primero en declarar ante el magistrado, siendo convocado a las 9.30 horas del martes 15 de octubre, en una jornada en la que también pasarán por el estrado su hijo Pablo Javier Fernández Andrade y Jesús García García, que presentó su dimisión como consejero de la pesquera en mayo.

También declararán ese día los representantes de Sociedad Anónima de Desarrollos y Control (Sodeco), Inverpesca, Sociedad Gallega de Importación de Carbones e Inverlema.

El magistrado tomará declaración el día 16 de octubre a los imputados Alfonso Paz Andrade, al que le imputa delitos de falseamiento de información económico-financiera, falseamiento de las cuentas anuales y uso de información relevante. Por este último delito también acudirá a declarar ese día José Antonio Pérez-Nievas (11.30 horas). También declararán los representantes de Nova Ardara Equities, Golden Limit y de Iber-Comercio e Industria.

Ruz ha citado a declarar el próximo día 17 como imputados el hermano del ex presidente Fernando Fernández de Sousa, Robert Albert Williams, Joaquín Viña Tamarco, Antonio Taboas Moure, a Alfredo López Uroz y al representante de ICS Holding Limited.

TESTIGOS

El 22 de octubre, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 iniciará la toma de declaración de los testigos en el proceso, entre los que figura José Carceller, consejero de la pesquera en representación de Damm, y François Tesch y Alain Huberty, que quedan citados a través de la representación procesal de Luxempart.

También acudirán en calidad de testigos Antonio Basagoiti, consejero de Pescanova desde 1996 y que dimitió en abril, así como Francisco Javier Soriano, Yago Méndez Pascual, Ana Belén Barreras Ruano, que presentó el miércoles su dimisión como consejera de la pesquera, César Mata Moretón, Carlos Turci Domingo y Santiago Sañé Figueras.

El magistrado solicita además que se dé traslado al Ministerio Fiscal por si procede emitir pronunciamiento alguno sobre las diversas medidas cautelares solicitadas en las querellas presentadas hasta el momento.

APLAZAMIENTO DE LAS DECLARACIONES

El juez Pablo Ruz aplazó el pasado 20 de junio estas declaraciones, que estaban previstas para los próximos 1 y 2 de julio, a la espera de que la Unidad de Delincuencia Económica y Financiera (UDEF) le remitiera varios informes solicitados, y hasta conocer finalmente la auditoria realizada por KPMG, que concluye que el objetivo de estas prácticas era presentar una deuda financiera inferior a la real, y, como consecuencia, unos resultados superiores a los realmente generados.

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 aseguraba en el auto fechado el pasado 23 de mayo que los administradores de Pescanova "valiéndose de la información reflejada en las cuentas anuales (...) que no se ajustaba a la realidad" proporcionaron públicamente una imagen irreal de la situación económica de la empresa, lo que condujo a los querellantes a adquirir paquetes de acciones.

De hecho, el auto concretaba que entre los meses de agosto de 2012 y enero de 2013 varios analistas financieros recomendaron la inversión en estos valores en base a estos datos falsos. Varias de las querellas admitidas acusan específicamente a la entidad Sabadell BS Bolsa FI de haber procedido a la venta masiva de títulos de la compañía coincidiendo con una subida mientras aconsejaban la compra a sus clientes "por lo que consideran que podrían haber utilizado información reservada".

Ruz agregaba que las cuentas anuales de los ejercicios 2008, 2010 y 2011, los folletos informativos y otros informes financieros "no reflejaban la imagen fiel" de la compañía como se deduce del hecho de que sólo unos meses después su presidente comunicara a la CNMV su decisión de no formular sus cuentas de 2012 y manifestara sus dudas sobre la propia continuidad de la empresa. El pasado mes de marzo quedó suspendida la cotización de la acción y en abril, Pescanova solicitó la declaración de concurso de acreedores.