FIV 2019: La caída del muro de Vilalba

FIV 2019: La caída del muro de Vilalba
EUROPA PRESS
Publicado 28/04/2019 13:53:38CET

   VILALBA, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Segundo premio, Pesadilla en el parque de atracciones, Un buen día y Corrientes circulares en el tiempo. Es difícil un inicio de concierto más apoteósico para cualquier fan de Los Planetas y, paradójicamente, también es complicado imaginar un escenario más frío para nostálgicos que el de este sábado en el FIV de Vilalba.

   Los Planetas son ese grupo que en 2009, cuando tocaron gratis en las fiestas de San Froilán de Lugo, por poner un ejemplo sin salir de la provincia, ya eran una banda de puretas. Y en tiempos de indie industrial y nuevos referentes, el festival de música independiente (sic) de Vilalba es todo un símbolo de una tendencia que impera y que triunfa y que deja a Los Planetas en segundo plano al lado del confeti de otras bandas.

   De ahí que lo del FIV sea como la caída del muro, el desplome de un mito, el cambio de la B por la V, pese a que (o precisamente porque) Jota continúa condensando el carisma propio de los líderes del pop de los 90.

   Una sesión que sonó a más popurrí prefabricado para citas festivaleras que a la magia que los de Granada invocan en fechas especiales (y coetáneas con espectáculos como el del FIV!) como el autohomenaje de los 20 años de Una semana en el motor de un autobús o la Fuerza nueva que les une con Niño de Elche.

   Deslumbrados por la camisa plateada de Eric a la batería y los rifs de Florent a la guitarra, los fivers apenas se animaron algo con Islamabad, que fue uno de los momentos más intensos de una noche de reflexión que en la tierra de Fraga se vivió a golpe de moderneo.

Contador