Actualizado 06/06/2009 00:00 CET

Miles de personas exigen a Caramelo en A Coruña la retirada del ERE que afecta a 237 trabajadores

A CORUÑA, 5 Jun. (EUROPA PRESS) -

Miles de personas, unas 3.000, según los sindicatos, y unas 1.600, según la Policía Local, se manifestaron hoy en A Coruña para exigir a Caramelo la retirada del expediente de regulación de empleo (ERE) en su fábrica de A Grela (A Coruña) que afecta a 237 trabajadores, la mitad de la plantilla del centro.

La marcha partió pasadas las 20.00 horas de la plaza de A Palloza encabezada por una pancarta con el lema 'Paremos los despidos en Caramelo. No a la deslocalización del textil' y finalizó ante la sede de la Delegación del Gobierno en Galicia, en la plaza de Ourense, con la lectura de un comunicado en el que reclamaron una "clara actuación" de la Xunta en este conflicto y una "oposición institucional" a la deslocalización de la producción y la destrucción de empleo.

Los participantes corearon durante el recorrido eslóganes contra el accionista mayoritario de Caramelo, Manuel Jove, al que calificaron de "terrorista patronal" y contra la Xunta a la que exigieron su implicación en este conflicto laboral.

Los trabajadores, vestidos con camisetas blancas y en las que se incluían eslóganes contra el cierre y el ERE, contaron en la manifestación con el apoyo de dirigentes sindicales como los tres secretarios comarcales de la CIG y CC.OO, Paulo Carril y José Manuel Lado, respectivamente, así como el de UGT, José Carrillo.

A la manifestación, se sumaron también representantes políticos como el primer teniente de alcalde en el Ayuntamiento de A Coruña, el nacionalista Henrique Tello, y miembros del grupo municipal del BNG como Margarida Vázquez o Mario López Rico, así como el alcalde de Sada, el nacionalista Abel López Soto. También EU-IU expresó su apoyo a la protesta.

PITADA ANTE INVERAVANTE

'Sí, sí, sí Caramelo está aquí', 'Jove despide, la Xunta culpable' fueron algunas de las consignas que corearon los trabajadores durante el recorrido y que se intensificaron al pasar ante la sede de Inveravante --accionista mayoritario en Caramelo-- donde también protagonizaron una pitada.

La presidenta del comité de empresa, Isabel Muíño, insistió en que los despidos no obedecen "a un problema económico, sino a la deslocalización de la producción" y calificó como un "montaje" las negociaciones sobre el ERE.

Por su parte, Dores Martínez, portavoz de la CIG --sindicato mayoritario en el comité de empresa-- explicó que están a la espera de que la Consellería de Economía e Industria se ponga en contacto con ellos para mantener una reunión e indicó que el delegado de la Xunta en A Coruña, Diego Calvo, les confirmó a última hora de ayer que la Consellería de Traballo está a la espera del informe de la Inspección de Trabajo sobre el ERE.

A este respecto, Dores Martínez señaló que, aunque oficialmente el plazo de negociaciones del ERE finaliza el próximo lunes, día 8, se ha ampliado el plazo para que la Inspección de Trabajo presente su informe, lo que podría materializarse a finales de semana, "entre el miércoles o el jueves", apuntó. No obstante, el próximo lunes la empresa y los representantes sindicales mantendrán una nueva reunión.