Pablo Crespo consideraba "una quiebra de principios éticos" que AENA adjudicara actos a otras empresas

Actualizado 04/03/2014 20:11:53 CET
Actualizado 04/03/2014 20:11:53 CET

Para leer más

Pablo Crespo consideraba "una quiebra de principios éticos" que AENA adjudicara actos a otras empresas

Informe de la UDEF sobre la Gürtel

MADRID, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El exsecretario de Organización del PP gallego Pablo Crespo, presunto número dos de la trama Gürtel, amenazó a un trabajador de AENA con denunciar ante el Ministerio de Fomento que el organismo público adjudicaba irregularmente contratos después de que las empresas de la red perdieran la concesión del montaje del stand del ente en FITUR 2003. "Implica una quiebra de los principios éticos que han de ser cumplidos por la Administración", indica en una carta.

   Según explica la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) en un informe al que ha tenido acceso Europa Press, Crespo remitió esta misiva al que fuera responsable de comunicación de AENA, Ángel López de la Mota, para quejarse y mostrar su sorpresa porque su empresa Special Events no iba a encargarse de organizar la presencia del organismo en la feria de turismo.

   La Fiscalía Anticorrupción sospecha que este trabajador y otro empleado de AENA, José María Gavarri recibieron entre los años 2000 y 2002, coincidiendo con el periodo en que Francisco Álvarez Cascos era ministro de Fomento, "dádivas en efectivo y en especie con la finalidad de obtener de modo irregular la adjudicación de diversos contratos del organismo público a sus empresas".

   Así, López de la Mota habría obtenido 27.000 euros en efectivo, el pago de la obra de una de sus viviendas por importe de 45.216 euros y servicios turísticos por importe de 14.998 euros. Por su parte Gavarri recibió 27.000 euros, viajes por 14.336 y pagos periódicos de 900 euros hasta alcanzar los 9.916.

   La UDEF explica que Crespo llegó a enviar hasta tres cartas "manifestando sus inquietudes y opinión sobre el hecho de haber dejado de ser adjudicatarias las empresas del grupo de Special Events, Pasadena Viajes y TCM" y alegando que habían realizado un gran número de actos de manera satisfactoria.

   En la última de ellas, fechada de enero de 2013, Crespo asegura que la retirada de la adjudicación a sus empresas constituye "una presunta vulneración de la legalidad vigente e implica una quiebra de los principios éticos que han de ser cumplidos por la Administración".

   Amenaza con iniciar acciones penales e indica que la adjudicación a otra empresa es "un escándalo". "Se han utilizado testaferros para dar la apariencia de una adjudicación formal a lo que parece ser una patraña". Crespo concluye la misiva indicando que si, la cuestión no se soluciona, pondrá el asunto en conocimiento de la Presidencia de AENA y del Ministerio de Fomento.

Para leer más