Publicado 11/03/2015 19:46CET

El Parlamento atribuye al BNG “una estrategia de victimismo"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Parlamento ha emitido este miércoles un comunicado en el que asegura que la presidenta, Pilar Rojo, se limitó en el pleno "a hacer cumplir el reglamento" al exigir a la diputada del BNG Carme Adán que "hiciese uso de la palabra desde su escaño", dado que un acuerdo de la Mesa y de la Xunta de Portavoces "determina que las intervenciones de tres o cuatro minutos de duración se efectuarán desde el escaño".

Para la Presidencia de la Cámara, la "pretensión" del Bloque de posicionarse durante un tiempo de 10 minutos en una interpelación formulada por otro grupo "no podía ser atendida en el pleno de este miércoles", dado que cuando se conformó el orden del día el BNG "aún no había roto unilateralmente el acuerdo de principios de legislatura que condicionaba la ampliación del número de iniciativas (de 6 a 8) a la agilización del debate de las interpelaciones".

"Una vez denunciado verbalmente ese acuerdo, esta mañana, la presidenta ofreció un turno de tres minutos para que el BNG se posicionase conforme a las previsiones reglamentarias", ha remarcado, para añadir que en una conversación con el portavoz parlamentario del BNG, Francisco Jorquera, le anunció que permitiría a los nacionalistas un turno de 3 minutos en el posicionamiento de las interpelaciones, dado que "aún estaba en vigor el acuerdo anterior" y Jorquera "se comprometió a aceptarlo".

"Pero el BNG renunció posteriormente a este ofrecimiento, negándose, además, a hacer uso de la palabra desde el escaño. Parece que el BNG puso en escena una estrategia deliberada de victimismo, provocando la expulsión de una de sus diputadas para escenificar ante los medios un ensayado y buscado victimismo", denuncia la Presidencia de la Cámara.

SITUACIÓN "NO COMPARABLE" A ANTERIORES PLENOS

Igualmente, en el comunicado subraya que la situación de este miércoles "no es comparable" a la de anteriores plenos, ya que hasta esta jornada el BNG "no había roto formalmente el acuerdo en vigor", sino que se había limitado "a amenazar con romperlo con la negociación abierta".

"Y como la conformación del orden del día del actual pleno se hizo con el acuerdo en vigor, una vez anunciada la ruptura, la presidenta moduló el tiempo ofrecido al amparo del artículo 78.2 del reglamento de la Cámara", ha señalado, en relación al punto que la faculta para "ordenar los debates y las votaciones, acumulando asuntos, incrementado o disminuyendo el tiempo de las intervenciones".

Para leer más