Actualizado 30/11/2009 20:11 CET

El PP confía en que la próxima reunión de la comisión bilateral permita que 2010 sea "un buen año" para el autogobierno

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del PPdeG, Alfonso Rueda, manifestó hoy su confianza en que la próxima reunión de la Comisión bilateral Xunta-Estado --convocada para el 22 de diciembre-- sirva para agilizar el proceso de transferencias pendientes y permita que 2010 sea "un buen año" para el autogobierno.

"Esperamos que no haya ningún problema y que el Gobierno central siga manteniendo su compromiso", sentenció en la rueda de prensa previa al comité de dirección del PPdeG, y recordó que hay varios traspasos --algunos cuyo proceso arrancó el bipartito-- que podrían materializarse "casi de inmediato".

En concreto, el Consello de la Xunta analizó en octubre un informe en el que se determinan las 17 competencias cuyo traspaso considera "prioritario" para Galicia. Del total, la negociación ya se empezó en siete y se pretende iniciar en las 10 restantes.

Además, el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, envió el mismo mes una carta al vicepresidente tercero del Gobierno y ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, en la que le pedía "desbloquear" tras el verano el proceso, "que en los últimos años ha sufrido una cierta parálisis".

Por último, preguntado acerca de si la convocatoria del próximo congreso del PPdeG estaba en el orden del día del comité, Alfonso Rueda aseguró no saber si en la reunión de hoy se iba a decidir "la fecha exacta", pero insistió en que el plazo para su celebración expira en enero.

Lo más leído

  1. 1

    El Congreso aprueba la propuesta de Podemos para eliminar mensajes de odio en redes sociales

  2. 2

    Moreno se inclina por el cierre perimetral de Andalucía antes del puente y cambiará el horario del toque de queda

  3. 3

    Entra en vigor el estado de alarma tras su publicación en el BOE

  4. 4

    Captan la atmósfera de un mundo a 260 años luz que 'no debería existir'

  5. 5

    El Gobierno Vasco establece el cierre perimetral de Euskadi y limita la movilidad de personas al municipio