El PP denuncia falta de licencia municipal y de inspecciones de seguridad en O Marisquiño

El PP denuncia que O Marisquiño no tenía licencia
EUROPA PRESS
Publicado 29/08/2018 14:26:38CET

Elena Muñoz critica que la inspección de las instalaciones se limitó a "comprobaciones visuales"

VIGO, 29 Ago. (EUROPA PRESS) -

El grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Vigo ha denunciado este miércoles que el festival O Marisquiño no tenía licencia municipal como evento global, sino dos "autorizaciones parciales", para la celebración de conciertos y para el descenso de MTB por el Casco Vello.

Así lo ha trasladado la portavoz del grupo, Elena Muñoz, en una rueda de prensa en la que ha insistido en que, con arreglo a las leyes autonómicas de emprendimiento y espectáculos, el Ayuntamiento tendría que haber tramitado licencia para el festival O Marisquiño.

En lugar de eso, y según se desprende del expediente facilitado por el gobierno local al PP --"después de 17 días pidiéndolo"--, tan solo se otorgaron dos autorizaciones: una para la celebración de conciertos en A Laxe y en el escenario donde se produjo el colapso de parte del muelle, y otra para el descenso de bicicletas por el barrio histórico.

A este respecto, Elena Muñoz ha criticado que el alcalde, Abel Caballero, "lleva 17 días mintiendo a los vigueses", porque ha estado asegurando que el Ayuntamiento se limitó a comprobar el plan de seguridad de la organización y no emitió ninguna autorización. Según ha sostenido el gobierno vigués, los permisos del evento correspondían a la Autoridad Portuaria.

INSPECCIONES

Por otra parte, la portavoz 'popular' también ha denunciado que las inspecciones realizadas por el Ayuntamiento en las instalaciones del festival se limitaron a "comprobaciones visuales del estado del montaje" en aquellos lugares donde había autorizado actividades.

Muñoz ha advertido de que "no se hicieron las inspecciones de seguridad que la ley exige", lo que ha tildado de "irresponsabilidad extraordinaria". "Se autorizó un concierto en un lugar que se sabía que estaba en mal estado", ha argumentado.

Por todo ello, ha insistido en que debe ser el alcalde el que, en el pleno extraordinario del próximo 5 de septiembre, "mire a la cara" a los vigueses, especialmente a los heridos y sus familiares, y explique "por qué no hizo lo que estaba en su mano" para garantizar la seguridad y "puso en riesgo la vida de las personas".