Un recluso de la cárcel de A Lama agrede a tres funcionarios

Actualizado 21/05/2019 14:54:47 CET
Interior aprueba el acercamiento de otros tres presos de ETA y suma ya 29 traslados
EUROPA PRESS - Archivo

Los sindicatos denuncian que se trata del tercer incidente "grave" en los últimos diez días

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 21 May. (EUROPA PRESS) -

Un recluso "violento" del módulo 11, ocupado por presos "multirreincidentes", de la cárcel pontevedresa de A Lama ha agredido a tres funcionarios de dicha prisión cuando se disponían a proporcionarle un colchón para su celda.

Tal como han informado en un comunicado conjunto diferentes organizaciones sindicales con representación en A Lama, el suceso ocurrió este lunes, cuando el preso agredió a uno de sus compañeros. Este hecho motivó que, tras resolverse el incidente, fuese trasladado al módulo de Aislamiento.

"Una vez allí, y cuando los tres funcionarios de servicio se disponían a proporcionarle el colchón para la celda, se abalanzó sobre ellos nada más abrirse la puerta. Aunque lograron echarlo al suelo, no conseguían reducirlo debido a la gran fortaleza física y la extrema violencia demostrada por el recluso", han explicado Acaip-UGT, CC.OO., ATP, CSIF y CIG.

De esta manera, fue necesaria la intervención de otros tres profesionales del módulo 14 que acudieron en su ayuda e inmovilizaron al preso. "No obstante, siguió profiriendo todo tipo de amenazas hacia los trabajadores y no cesó su actitud, por lo que fue necesario proceder a aplicar la sujeción con correas en una celda especial hasta que cesó su resistencia", han señalado.

A consecuencia de este altercado resultaron lesionados dos de los funcionarios que intervinieron, que fueron atendidos en la propia Enfermería del Centro, con heridas que no revisten gravedad.

TERCER INCIDENTE EN 10 DÍAS

Según los sindicatos, este es el tercer incidente "grave" que se produce en el penal pontevedrés en los últimos diez días, contando solo aquellos en los que se ven involucrados los funcionarios, "pues las peleas y ajustes de cuentas entre los internos son rutinarias en el medio penitenciario".

Solo diez días antes, un "nutrido" grupo de funcionarios habían tenido que emplearse a fondo para reducir a otro interno del módulo 14 caracterizado por su gran envergadura física, si bien en esta ocasión no hubo que lamentar daños.

Así, según ha asegurado a Europa Press un miembro de la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (Acaip), Marcos Blanco, "la falta de medios y de personal" provoca estas situaciones que ocurren "cada poco tiempo".

SITUACIÓN "EXPLOSIVA"

También el día 12 de mayo, los trabajadores de la cárcel vivieron otra situación "explosiva". En este caso se trataba de un preso que, estando clasificado en primer grado (el más restrictivo), fue progresado a un régimen "mucho más relajado", que es el módulo terapéutico, donde se sigue un programa de deshabituación de drogas. Sin embargo, problemas de convivencia motivaron su expulsión del mismo.

"Al comunicarle que debía abandonar el módulo, reaccionó de manera extremadamente agresiva. Se parapetó en la celda, rompió una silla de plástico con la finalidad de utilizar las patas como arma y roció el suelo con gel de baño para provocar que los funcionarios resbalasen", han explicado los sindicatos.

A continuación, el recluso salió al pasillo de la galería y se situó al fondo blandiendo dos patas de la silla con aristas afiladas y retando a los trabajadores.

"Estos intervinieron provistos de trajes de protección y escudos, y tras un largo forcejeo consiguieron ponerle los grilletes y trasladar a este interno a Aislamiento. A consecuencia de este incidente algunos funcionarios sufrieron contusiones pero de escasa consideración", han apostillado Acaip-UGT, CC.OO., ATP, CSIF y CIG.

PRECARIA SITUACIÓN

Así, dichos sindicatos han aclarado que "no se quejan por realizar su trabajo", pero han querido denunciar "la cada vez más precaria situación en que desempeñan esa labor".

"Esta es una situación que afecta no solo a los servicios de vigilancia, sino a todas las áreas. El envejecimiento de las plantillas y la alarmante falta de personal hace cada vez más difícil desempeñar nuestro cometido con la debida diligencia, y nos vemos sometidos a una carga de trabajo desproporcionada, expuestos cada vez a más riesgos y sin reconocimiento profesional", han criticado, por lo que han exigido a la administración que "tomen en serio el grave problema".