El recuerdo de "las justas vidas e injustas muertes" de dos mujeres víctimas de la represión franquista

Publicado 23/11/2019 12:32:25CET
Foto de María del Valle, asesinada por la represión franquista en 1937
Foto de María del Valle, asesinada por la represión franquista en 1937 - ARMH

   OURENSE, 23 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El Mosteiro de Ribera, en el municipio ourensano de Xinzo de Limia, ya no es solo un lugar de culto cristiano, a partir de este sábado se convierte también en un espacio para mantener viva la memoria de dos mujeres víctimas de la represión franquista. Para recordar "sus justas vidas y sus injustas muertes".

   María del Valle y Salud Torres, naturales de Ourense, fueron asesinadas el 29 de octubre de 1937 por el bando franquista de la Guerra Civil. A partir de este 23 de noviembre su historia queda reflejada sobre la piedra de un monolito que indica el lugar en el que fueron enterradas por un vecino del pueblo en aquellos tiempos en los que miles de personas fueron asesinadas por sus ideales.

   Carmen García Rodeja, en nombre de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), explica a Europa Press que "hace mucho tiempo que se intenta recuperar los cuerpos de las dos asesinadas". Sin embargo, "el mal estado de conservación del cementerio parroquial" ha impedido que sea posible la exhumación de las víctimas.

   Ambas eran mujeres jóvenes que se movían en los círculos comunistas y sindicalistas de la época. María del Valle era una intelectual conocida por defender las causas justas, afiliada al Partido Comunista y madre d Manuel Gómez del Valle, el primer fusilado por las fuerzas franquistas en Ourense el 11 de agosto de 1936. Él se dedicaba a la enseñanza y era un fiel defensor de la educación laica e igualitaria.

   Para evitar que asesinaran a su hijo, María pidió la conmutación de la pena capital. Además de no concedérsela, ella acabó en la cárcel y el 29 de octubre de 1937 fue llevada de la prisión de Bande a Lomba das Lamas, un paraje de Xinzo de Limia, en el que le dispararon un tiro en la cabeza.

   Junto a ella también murió, de la misma forma, Salud Torres una sindicalista de 25 años que era la delegada de las modistas de la Unión General de Trabajadores (UGT) de la época y que sufrió una "desaparición forzada", ha recalcado García Rodeja.

ACTO CONMEMORATIVO

   Ahora, un monolito recuerda la memoria de ambas en el lugar en el que originariamente fueron enterradas. 'Muertas por la libertad. A María del Valle y Salud Torres, republicanas asesinadas el 29 de octubre de 1937', reza la inscripción.

   Esta placa ha sido inaugurada este sábado en el camposanto de la parroquia, al que se han acerado familiares de las víctimas, poetas, músicos y representantes de la ARMH para rendir homenaje a dos de las miles de personas asesinadas durante la Guerra Civil.

Contador