Actualizado 10/04/2007 21:57 CET

La religión como fuente de conflicto centra la segunda jornada de la Semana Galega de Filosofía en Pontevedra

PONTEVEDRA, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

La religión como fuente de conflicto centró hoy la segunda jornada de la Semana Galega de Filosofía que se celebra en Pontevedra, en la que el analista político alemán Heinz Dieterich explicó que "las religiones monoteístas como la cristiana, la musulmana o la judía, son los principales focos de conflictividad, al creerse en posesión de la verdad absoluta".

Dieterich, conocido por sus posiciones izquierdistas y asesor del presidente venezolano Hugo Chávez, sostuvo que la religión se ha convertido en los últimos años "en una de las principales fuentes de conflicto en la sociedad actual".

"Todas estas religiones, que tienen su origen en Oriente Medio, sienten el derecho de imponer su credo a los demás, ya que tienen una tendencia totalitaria que causa la represión sobre la mujer y sobre los derechos civiles de los ciudadanos, y cuando se vincula a un poder real, los resultados son nefastos", manifestó Dieterich.

Además, este especialista en temas geopolíticos auguró que en los próximos años, con el auge de nuevas potencias como China y la India, en donde están presentes "religiones alternativas" como el budismo o el hinduismo, estos conflictos aumentarán ya que, a su juicio, "su ascenso es imparable y obligará a repartir con ellas el excedente económico mundial, algo que sólo podría pararse con una guerra nuclear, que sería el fin de la humanidad".

Heinz Dieterich, profesor de sociología en la Universidad Autónoma de México, tendrá que hacer doblete cubriendo la baja del político italiano Gianni Vattimo impartiendo dos conferencias. Al respecto, los portavoces del Aula Castelao, entidad organizadora de la Semana Galega de Filosofía, lamentaron que Vattimo no acudiera a su cita pontevedresa con este evento.

"No hay grandes explicaciones por parte del filósofo para una ausencia tan notoria", afirmó Xulio Leal, presidente del Aula Castelao, quien recordó que "es el segundo plantón o desplante, como se quiera interpretar, puesto que ya hizo algo semejante en su anterior visita frustrada".

Pese a la expectación que había despertado su presencia, el italiano avisó a última hora de ayer de que "problemas personales impedían su asistencia" a la Semana Galega de Filosofía, un hecho que ha supuesto "toda una decepción" para los organizadores.