Publicado 25/05/2015 18:36CET

Reyes condiciona su futuro a lo que diga el PSdeG

Francisco Reyes en rueda de prensa
EUROPA PRESS

Opina que el resultado se debió en gran parte al voto de "la gente joven" y a que esta consiguió "convencer a padres y abuelos"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 25 May. (EUROPA PRESS) -

El candidato del PSOE en Santiago, Paco Reyes, ha condicionado su futuro a lo que determine el partido, al tiempo que ha evitado valorar por el momento posibles pactos de gobierno o de gobernabilidad con Compostela Aberta, lista más votada en las elecciones municipales celebradas este 24 de mayo.

Además, sobre unos resultados que para los socialistas en la capital gallega ha calificado de "malos" --fue la mayor caída del PSdeG dentro de las siete grandes ciudades--, ha afirmado que "por supuesto" que se siente personalmente responsable.

Dicha responsabilidad, según ha señalado a preguntas de los periodistas en rueda de prensa, la asumirá, "pero cualquier decisión va a pasar por escuchar al partido", en concreto, por una reunión que celebrará con el líder de los socialistas en Galicia, José Ramón Gómez Besteiro, con el que ya ha hablado, y del que recibió sus ánimos.

"Voy a escuchar al partido", ha incidido el portavoz socialista en Santiago en rueda de prensa el día después de los comicios, antes de asegurar que "sí" se vio respaldado por sus compañeros este domingo, aunque el resultado no fue "el que se quería".

Sobre si cree que el partido optará por su continuidad al frente del PSOE en Compostela, ha respondido que no lo sabe, y que ya se lo "comentarán" en el mencionado encuentro con la dirección pendiente.

Y en cuanto a si opina que el castigo de los ciudadanos a su candidatura fue excesivamente duro, ha apuntado su convicción en la democracia y en que los compostelanos tomaron "la mejor decisión" en la cita con las urnas.

"AÚN NO EVALUADO"

Acerca de posibles pactos con la opción que encabeza Martiño Noriega, que obtuvo el mayor porcentaje de respaldos, Paco Reyes ha rechazado "empezar a valorar" esta posibilidad al indicar que es un tema "aún no evaluado" y puesto que todavía no hubo "ni una primera conversación, ni un contacto telefónico".

No obstante, ha reiterado que no recuerda "ningún caso" en el que, "dependiendo del Partido Socialista", se ha dejado "gobernar a la derecha", y ha subrayado que, de haber acuerdos, pasarán en cualquier caso por consensuar "un programa de gobierno y un proyecto de ciudad".

La opinión personal de Reyes, según ha revelado también en la comparecencia, es que el resultado se debió en gran parte al voto de "la gente joven, gente que votaba por primera vez, y que consiguió convencer a sus padres y abuelos". "Pero esto es una opinión personal y subjetiva, sin ningún tipo de base científica", ha apostillado.

Con todo, también ha reconocido que el electorado expresó su "rechazo al conjunto de lo que constituía la corporación", aunque fuera a "personas" que no tenían "nada que ver con los casos de escándalos" que afectaron al PP durante los últimos cuatro años. "Pero formábamos parte de la corporación", ha asumido.

"SANTIAGO, DE IZQUIERDAS"

También pese a esto, ha valorado dos circunstancias en su análisis: en primer lugar, que subiese la participación en la capital de Galicia y que, "por tanto, la ciudadanía no pasa de la política, sino todo lo contrario"; y en segundo término, que se produjo un cambio en el mapa político, con un "retroceso importante" de la derecha. "Nadie va a dudar que Santiago es mayoritariamente de izquierdas", ha resaltado.

En el actual escenario, Reyes ha abogado por "evaluar" pormenorizadamente el resultado electoral y por "ver lo más adecuado" para "trabajar" por la ciudad.

Para leer más