Los técnicos no atisban irisaciones ni manchas en superficie en la zona de hundimiento del 'Prestige'

Actualizado 10/09/2007 20:58:26 CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los técnicos que van a bordo del barco noruego 'Siem Danis', encargado de las labores de inspección del pecio del 'Prestige', no han detectado por el momento irisaciones ni manchas en superficie ni el la zona de proa ni en la de popa de los restos del petrolero, hundido a casi 4.000 metros de profundidad.

Fuentes de la Vicepresidencia del Gobierno central informaron a Europa Press de que las buenas condiciones meteorológicas de las últimas jornadas han permitido que la misión de inspección vaya "muy avanzada" tanto en la zona de proa como de popa y los trabajos se desarrollan "a buen ritmo", aunque es previsible un empeoramiento del tiempo para las próximas horas.

Después de que se diesen por iniciadas las labores de inspección de los restos del petrolero a las 7.00 horas del pasado viernes, los técnicos se han encontrado con "una primera imagen muy similar a la de 2004", cuando se realizó la última inmersión para vigilar el estado del pecio, de forma que no se han detectado nuevas fugas de fuel. En aquella ocasión se extrajeron del 'Prestige' cerca de 13.600 toneladas de fuel, aunque se calcula que quedaron en el pecio unas 1.400 toneladas más repartidas entre proa y popa.

Aunque en un principio se preveía que la campaña de inspección se prolongase durante 10 días, fuentes de Vicepresidencia indicaron que los trabajos están "muy avanzados". En esta campaña participan dos robots que están dotados de cámaras de vídeo y brazos articulados y uno de ellos --el G4 de Fugro-- cuenta con su propio sistema de despliegue con una grúa pórtico abatible y unos 4.500 metros de cable umbilical blindado de 32 milímetros de diámetro, un sistema para trabajos submarinos pesados.

SALIDAS DE FUEL

La campaña se inspección de los restos del 'Prestige' se desarrolla después de que hace varios meses se detectasen en la zona del hundimiento, a más de 200 kilómetros de la costa gallega, algunas manchas procedentes del pecio, por lo que el Gobierno acordó destinar 7,2 millones de euros a las labores de inspección, toma de muestras y control en la zona donde se hundió el petrolero y encargar a Repsol una nueva bajada al lecho marino.

El objetivo es revisar las fugas que se sellaron en campañas anteriores, evaluar el estado de las válvulas de extracción de fuel y sus accesorios, comprobar el cierre de sus compuertas y su sellado y anclaje al pecio, e inspeccionar los tapones de las entradas de los inyectores de agua de los tanques.