Tercer día de huelga de hambre del médico y cantautor Batallán en protesta por los recortes en sanidad y su jubilación

Publicado 29/08/2018 14:44:04CET

   PONTEVEDRA, 29 Ago. (EUROPA PRESS) -

   El médico y cantautor Luis Emilio Batallán cumple este miércoles su tercer día en huelga de hambre en protesta por su jubilación, que tiene recurrida en el Tribunal Supremo, y en defensa de la sanidad pública gallega, ante los recortes aplicados por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo a quien define como "un burócrata austericida sin alma".

   Con esta acción reivindicativa pretende "defender la dignidad de los profesionales de la sanidad médica que están trabajando en unas condiciones lamentables" y también "conseguir que se acabe con los recortes en la sanidad", en una protesta que enlaza directamente con su jubilación en 2013 a los 65 años, antes de que se permitiese el retraso de la edad hasta los 68.

   En su encierro voluntario en la sede del Colegio Oficial de Médicos de Pontevedra Luis Emilio Batallán relata su experiencia personal como médico de familia en el centro de Atención Primaria en Moraña, en el que fue jubilado de manera forzosa en el año 2013 a raíz del decreto de la Xunta que impidió la prórroga de la carrera de los facultativos más allá de los 65 años. "Nos echaron a unos 700 compañeros, aquello fue un ERE encubierto, una trampa", asegura.

   Esa decisión fue recurrida por el facultativo, primero ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, que la rechazó, y después ante el Supremo, aunque tras un año y medio el alto tribunal aún no ha resuelto. "La justicia es lenta y los recortes en la sanidad siguen", lamenta.

   Luis Emilio Batallán, que ahora tiene 69 años de edad, explica que su huelga de hambre es "una llamada de atención a la Xunta y al poder político de que esto no puede seguir así" una reivindicación a la que ha llegado por "el cansancio y el cabreo ya con esta situación".

   El conocido músico, autor de clásicos como 'Quen puidera namorala' y del que es el disco gallego más vendido hasta el momento -'Aí ven o maio'-, no se muestra dispuesto dar ningún paso atrás porque pretende que su acción se convierta en un gesto simbólico que ayude a cambiar las cosas.

   En este tercer día de huelga Batallán presenta un aspecto muy debilitado aunque está decidido a continuar, siendo consciente de que no podrá prolongar su protesta física más allá de dos semanas.

   La Consellería de Sanidade permite, desde el año 2016, que los facultativos retrasen su edad de jubilación hasta los 68 años.