Los vecinos de Caritel protestarán cada domingo en Combarro en contra de los realojos de gitanos de O Vao

Actualizado 10/08/2008 17:11:10 CET

PONTEVEDRA, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

Medio centenar de vecinos del lugar de Caritel, en Ponte Caldelas (Pontevedra), se concentraron hoy en el Peirao da Chousa de Combarro, el principal enclave turístico de Poio, para protestar contra el realojo de dos familias gitanas procedentes del poblado chabolista de O Vao en su parroquia. Según afirmaron, exigen "exactamente el mismo trato que a Monteporreiro", por lo que anunciaron que repetirán estas movilizaciones cada domingo.

El portavoz de la Mancomunidad de Vecinos de Caritel, Javier Sánchez, reclamó a Vicepresidencia de la Xunta que adopte la misma solución aplicada a las familias gitanas alojadas en el barrio pontevedrés de Monteporreiro, que finalmente fueron reubicadas en un "poblado de transición" situado en O Vao, próximo al poblado del que procedían.

En su opinión, "no se puede tolerar esa discriminación", que atribuyó "al número de votantes", ya que su parroquia cuenta con 90 frente a los 3.000 de Monteporreiro, según los vecinos.

Los afectados desplegaron varias pancartas con lemas en los que aludían a Caritel como pueblo "marginado" y mensajes contra el departamento que dirige Anxo Quintana. Con consignas como 'farsa' y 'solución, no imposición', repartieron folletos escritos en castellano a los vecinos de Combarro y a los turistas que visitaban el conjunto histórico-artístico, a los que expusieron sus quejas.

Las hojas explicativas establecían una comparación entre la aldea gala del personaje de Asterix con la de 'Caritelix' y se referían al vicepresidente gallego como 'el emperador César Brutus Ángel Quintana'.

Javier Sánchez insistió en que los realojos son "ilegales" y mostró la disposición de la Mancomunidad a "no quedar cruzada de brazos" mientras no haya una resolución al recurso judicial presentado por el Ayuntamiento de Ponte Caldelas. En este sentido, precisó que por parte de los vecinos de Caritel "no existe" relación con las familias gitanas, una de las cuales "hace dos meses que ya no vive allí, por lo que esa casa la podría ocupar alguien que realmente lo necesite", añadió.

La concentración se inició poco antes de las 13.00 horas, bajo la vigilancia de agentes de la Policía Local de Poio y de la Guardia Civil de Tráfico, y una hora después concluyó sin incidentes. En próximas concentraciones, los vecinos de Caritel también pretenden ocupar espacios próximos a la carretera Pontevedra-Sanxenxo a su paso por esta zona para "llamar la atención" de la gente en tránsito.