La vicevaledora do Pobo señala que la institución "no debería salir perjudicada" tras su "crisis de representación"

Publicado 01/09/2019 16:29:44CET

Destaca la coincidencia "prácticamente al 100%" con Fernández Galiño, con tres ejes "fundamentales": "Derechos humanos, ecologismo y feminismo"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 1 Sep. (EUROPA PRESS) -

La nueva vicevaledora do Pobo, Maria Xosé Porteiro, ha lamentado este domingo la "crisis de representación" que ha sufrido el Valedor do Pobo, después de la situación que se produjo y que llevó a Milagros Otero a abandonar la institución, aunque ha subrayado que este ente "no debería salir perjudicado".

Así, Porteiro ha destacado que a pesar de las circunstancias, "en ningún momento se dejó de trabajar" en el Valedor do Pobo, por lo que las quejas de los ciudadanos "se siguieron resolviendo".

"Evidentemente la valedoría viene de pasar una crisis. Lo cierto es que no llegó a haber un vacío de poder en todo este tiempo. Tal vez se debía haber resuelto antes", ha indicado en una entrevista en Radio Nacional de España, recogida por Europa Press, donde ha asegurado que "las personas pueden cometer errores" por lo que "hay que ser responsables con eso y fue lo que ocurrió".

Para ella, el Valedor do Pobo "no tiene por qué sentirse y no debería salir perjudicado de ese proceso", más allá de "saber que cuando hay un problema hay que resolverlo". "La institución en sí misma sigue funcionando, no tengo la impresión de que en los 27 años (desde su creación) pasasen cosas que deslegitimasen su funcionalidad y función y la necesidad de su existencia", ha sentenciado.

De esta manera, ha abogado por "dar a conocer" la valedoría para "fortalecer" la institución y así que "cada vez más personas se sientan apoyadas, protegidas y respaldadas por el trabajo que allí se puede hacer", ya que se trata de un alto comisionado "que está por encima de la política partidaria", por lo que "no se puede ser militante" de ningún partido para estar ahí.

"Yo no estoy en este momento militando en ningún partido político, a pesar de que he tenido una trayectoria política de la que no solo no me arrepiento, sino que no estuvo nada mal", ha subrayado Porteiro en la misma entrevista, recogida por Europa Press.

CRÍTICAS

En este sentido, y preguntada sobre si teme ser juzgada por su anterior trayectoria, la adjunta de la valedora do Pobo ha asegurado estar "muy orgullosa" de los puestos que ostentó a lo largo de su vida. "Pienso que hay personas que mantuvieron, con todo su derecho, una opinión crítica con esta elección. Ojalá le demos motivos para que cambien su forma de verlo", ha apostillado, en relación a que ni el BNG ni En Marea apoyaron su nombramiento.

Así, ha apostado por "trabajar con rigor" y "midiendo los tiempos" ya que son "muy importantes" a la hora de dar respuesta a las quejas de los ciudadanos y así conseguir una interlocución cada vez más fluida con las instituciones "para que no solo se sientan en la obligación de atender a las peticiones de la valedoría, sino que se sientan copartícipes".

Sobre si hubo pacto o no entre el PSdeG y el PPdeG para su elección, tras la polémica surgida después de que los populares asegurasen públicamente que sí lo hubo, algo que negaron los socialistas, ella se ha desmarcado diciendo que "no estuvo para nada en una fase previa" de negociación.

FERNÁNDEZ GALIÑO

Tras terminar el mes de agosto, Porteiro ha valorado como una "persona excelente para el trabajo que tiene que hacer" a la nueva valedora, María Dolores Fernández Galiño.

"Hasta el momento todo fueron sorpresas fantásticas porque hay una coincidencia en la visión de lo que se debe y podríamos y tendremos que hacer que es prácticamente del 100%", ha subrayado, tras lo que ha añadido que los tres ejes "fundamentales" que comparte con Fernández Galiño son "el ecologismo y medioambiente, los derechos humanos y el feminismo".

Según ella, "no hay nada que se pueda hacer que no tenga en cuenta la cuestión medioambiental", ya que es el "paso previo" para que se pueda trabajar en cualquier otro ámbito. "Si no hay vida, planeta, futuro, todo lo demás son circunstancias que pasarán", ha explicado, por lo que el ecologismo es una cuestión "primordial".

Asimismo, ha indicado que los derechos humanos "van de la mano" con este tema, y aquí también se incluye "el avance que el feminismo implica", que es, a su juicio, "superar una desigualdad y una injusticia milenaria".

En este aspecto, ha destacado el "momento singular" que vive el Valedor do Pobo, ya que es la primera vez que hay dos mujeres al frente de la institución, aunque ha abogado por "quitar el foco" de las personas y ponerlo en el trabajo y la calidad del mismo, subrayando las más de 30.000 quejas resueltas el año pasado.