Actualizado 29/04/2007 17:16 CET

Villarino propone reformar el reglamento de la Cámara para que la sociedad participe en la elaboración de las leyes

Confía en que los grupos aborden la modificación antes del fin de la legislatura y defiende que los debates traten temas de más actualidad

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 29 Abr. (EUROPA PRESS) -

La presidenta del Parlamento gallego, Dolores Villarino, propuso hoy acometer antes del fin de esta legislatura una reforma del reglamento de la Cámara para acercar ésta a la ciudadanía, con medidas como la participación de colectivos sociales en la elaboración de las leyes.

En una entrevista en la Radio Galega, recogida por Europa Press, Villarino abogó por abrir un periodo de comparecencias para que los distintos sectores de la sociedad civil realicen sus aportaciones a las futuras leyes. Se trata de un mecanismo similar al ya utilizado en comisiones de investigación o de estudio, como la de los incendios del pasado agosto.

Además, la presidenta de la Cámara también apostó por "flexibilizar" los debates parlamentarios, tanto en forma como en tiempo. Así, explicó que los grupos podrían gozar de más tiempo para analizar las leyes más relevantes, o disponer de más turnos de intervención.

En esta misma línea, defendió que las iniciativas a debatir se presenten sólo tres días antes del pleno o la comisiones, de modo que los debates sean cuestiones de actualidad "y que interesen a los ciudadanos", según argumentó Villarino.

REFORMA FACTIBLE

La presidenta de la Cámara afirmó que considera "factible" lograr esta reforma del reglamento, aunque aseveró que ha de realizarse con el acuerdo de los tres grupos parlamentarios. En este sentido, destacó que desde el principio de la legislatura PPdeG, PSdeG y BNG se mostraron partidarios de la reforma, pero reconoció que la fallida reforma estatutaria llevó a aplazar esta cuestión.

Con respecto a la no consecución de un nuevo texto estatutario, manifestó su esperanza por que en el próximo período de sesiones se retomen las negociaciones. "Sería una pena quedarnos sin reforma por no aceptar el PPdeG la Lei de Símbolos", remachó, en alusión a la falta de acuerdo en torno a la denominación de Galicia en el preámbulo del Estatuto.

"Es una cuestión de condiciones políticas, en comisión hubo un consenso del 99,9%", enfatizó Villarino, tras lo que aseguró que le parece "imposible" que no haya salido el nuevo texto por la oposición del PP a dar luz verde a la definición de Galicia recogida en el Himno gallego.

RENOVACIÓN CONSELLO DE CONTAS

Por otra parte, también aludió a la parálisis en la renovación de cargos de designación parlamentaria de organismos como el Consello de Contas y el Valedor do Pobo. "Tiene que haber consenso, ahí soy muy crítica con que los grupos no se pongan de acuerdo", afirmó, tras lo que recordó que algunos miembros del órgano fiscalizador llevan dos años ejerciendo de oficio. "Se trata de una falta de respeto a estas instituciones", señaló.

En cambio, Villarino reconoció que el PP gallego "sabe que la sociedad gallega es moderada y tolerante y repudia la crispación", por lo que rechazó que la tensión política que se vive en Madrid se traslade a Galicia. "A veces --matizó-- hay quien quiere introducir esa crispación, pero no surte el efecto esperado".

SIN CRISPACIÓN

En este sentido, destacó que el Parlamento gallego ha aprobado en dos años 13 leyes por unanimidad y restó importancia a "pequeñas incidencias" que se producen durante las sesiones plenarias. "Los debates son sosegados aunque los grupos defienden con contundencia y firmeza", explicó.

En este ambiente enmarcó sus relaciones con los grupos parlamentarios, de las que dijo que "son muy buenas". Así, aseguró que tiene una "especial atención" paro con el PPdeG porque "es difícil adaptarse a la labor de oposición", tras 16 años ejerciendo el poder.

Por último, preguntada por si estaría dispuesta a revalidar su cargo al frente de la Cámara, Villarino aseveró que "si todo discurriese con normalidad seré presidenta cuatro años y punto".