La Xunta suprime dos escuelas unitarias y 93 unidades en centros de educación infantil, primaria y especial

Estudiantes en un colegio
EUROPA PRESS
Publicado 30/07/2018 13:31:35CET

El próximo curso también se crean 39 clases y se habilita una en la provincia de Pontevedra para afrontar el incremento de alumnado

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Consellería de Educación ha decidido, a la vista de los datos definitivos de matrícula para el próximo curso escolar, que dejarán de prestar servicio dos escuelas unitarias, mientras que también ha optado por suprimir 74 unidades en centros escolares de educación infantil, primaria y especial, así como anular 19 clases que habían sido habilitadas en cursos pasados con carácter provisional para afrontar subidas del número de alumnos.

Según publica este lunes el Diario Oficial de Galicia (DOG), el bajo nivel del número de alumnado ha llevado a Educación a decidir el cierre de la Escuela de Educación Infantil de Apeadeiro, en el municipio coruñés de Cambre, así como la de Solbeira, en el ourensano de Paderne de Allariz, ambas con tres alumnos. El criterio mínimo estipulado para mantener estos centros abiertos es que cuenten con más de cinco niños matriculados.

El departamento que dirige Román Rodríguez subraya que mantiene los mismos criterios que en los últimos años, de cerrar los centros con cinco o menos niños matriculados, y hace hincapié en que los seis alumnos que pretendían estudiar en las escuelas unitarias de Cambre y Paderne de Allariz que se cierran el próximo curso "tienen asegurada una plaza escolar en otro centro educativo próximo".

REORGANIZACIÓN DE CLASES

Respecto a la reorganización de unidades en centros de educación infantil, primaria y especial, cuyo curso arrancará el próximo 12 de septiembre, en función de los datos oficiales de matrícula, la consellería ha decidido suprimir 42 clases en la provincia de Pontevedra, 22 en la de A Coruña, seis en la de Ourense y 4 en la de Lugo.

También desaparecen 17 unidades en la provincia de A Coruña que habían sido habilitadas anteriormente para afrontar picos de alumnado, así como dos en la provincia de Ourense y una en la de Lugo.

Por su parte, se habilita una unidad en la provincia de Pontevedra, aunque Educación aclara que "no hay perspectivas que garanticen que esta situación se consolide en los próximos años" y para decidir si se mantiene el desdoblamiento de aulas se analizará si persiste el incremento puntual o circunstancial del número de alumnos. La ratio máxima de estudiantes por clase en infantil es de 25.

Por el contrario, para el próximo curso se crean un total de 39 unidades en centros escolares de infantil, primaria y educación especial, 28 de ellos en la provincia de A Coruña, cinco en la de Lugo, tres en la de Ourense y otras tantas en la de Pontevedra.

Con esta reorganización educativa, en el balance global, Galicia se queda sin un total 54 unidades educativas, 38 de ellas en la provincia de Pontevedra, 11 en la de A Coruña y cinco en la de Ourense, mientras que en la de Lugo el cómputo se queda igual que el curso recién acabado.

PROFESORADO

En la orden publicada este lunes en el DOG, la consellería explica el procedimiento para cubrir el personal docente en las unidades creadas y la fórmula para los maestros afectados por la supresión de otras.

Según han señalado a Europa Press fuentes de la consellería, los inspectores ya han procedido a comunicar a los profesores afectados los centros donde se suprimen unidades para que puedan proceder a solicitar nuevos destinos.

En cualquier caso, la orden del DOG señala que los procesos de movilidad se desarrollarán durante el mes de septiembre próximo y tendrán efectos desde el primer día de ese mes.

También explica que los nuevos puestos se podrán solicitar por el profesorado con destino definitivo en el centro que cuente con la oportuna habilitación y accediese a éste por concursos anteriores al convocado en el curso 1990/1991, siempre que no alcanzase nuevo puesto de trabajo en él como consecuencia de otros procesos de adscripción o de movilidad en el propio centro.

No obstante, agrega que los podrá solicitar el profesorado que, estando en posesión de la correspondiente habilitación, esté adscrito a puestos de trabajo que se vean afectados por la disminución en un número máximo igual a la reducción de puestos.

En un comunicado, la Consellería de Educación subraya que esta reorganización responde a la obligación de realizar "una gestión eficiente de los recursos educativos sostenidos con fondos públicos, adecuándolos tanto a las necesidades educativas de cada zona, como a la realidad social". Asimismo, agrega que de esta forma se puede garantizar "la viabilidad de la escuela, sobre todo en el área rural".