(Ampli.).- El Bufete Feliu denuncia que ha sido "linchado mediáticamente" tras su imputación en la Operación Relámpago

Actualizado 10/09/2007 21:37:44 CET

Critica que la presunción de inocencia "ha sido sustituido por la presunción de culpabilidad"

PALMA DE MALLORCA, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Bufete de abogados Feliu, regentado por Miquel Feliu, denunció hoy que ha sido "linchado mediáticamente, acosado y difamado con una ferocidad inédita, tanto en los usos procesales, como en los periodísticos", tras su imputación en la Operación Relámpago que investiga el presunto fraude en las dobles ventas de solares en Cala Llamp en Andratx, fraude a la Hacienda Pública, estafa y blanqueo de capitales.

En un comunicado, el Bufete aseguró que a los miembros del mismo se les ha causado un "daño irreparable con desprecio absoluto por este derecho fundamental de los ciudadanos que se llama la presunción de inocencia", después de que el Ministerio fiscal presentara una querella criminal contra ellos, ya que "ha saltado hecho añicos el secreto sumarial, con filtraciones sesgadas y manipuladas y que han provocado un auténtico juicio paralelo sin las garantías de las que es acreedor cualquier ciudadano".

Así, manifestó que se ha generado la "indefensión absoluta del justiciable" y, además, añadió que se ha convertido en una "caricatura el principio garantista" de la tutela judicial efectiva que inspira tanto la institución de la imputación como la instrucción judicial y la función de la Fiscalía en defensa de la legalidad.

Por otro lado, el Bufete destacó que "ha echado en falta el principio que ennoblece la función jurisdiccional y que es la tutela judicial efectiva que ampara al justiciable cuando sus derechos y libertades han sido injustamente violados", que, según recalcó, es exactamente lo que le ha ocurrido.

El Bufete dirigido por Miquel Feliu, que se encuentra en libertad provisional tras haber abonado una fianza de medio millón de euros, subrayó que durante estos cinco meses ha mantenido un "absoluto silencio", con el fin de mostrar su "profundo respeto hacia las normas procesales propias de un Estado de Derecho y vigentes en nuestro país, que exigen ética, jurídica y profesionalmente atenerse al secreto del sumario decretado por el juez".

Sin embargo, denunció que estos "sacrosantos principios procesales, de obligado cumplimiento por todos y, muy especialmente, por las instancias jurisdiccionales y fiscales, han sido vulnerados de forma tan clamorosa como injusta con reiteración y rayando en el ensañamiento".

De esta forma, el Bufete sostuvo que su "respetuoso" silencio podría interpretarse como "aceptación o allanamiento, tanto a las imputaciones que se nos han hecho como a los procedimientos extrajurídicos y extraprocesales que han acompañado a dichas imputaciones".

"IRREGULARIDADES Y ANOMALÍAS"

"En ejercicio de una legítima defensa y en un escenario que ni hemos buscado ni hemos deseado, nos vemos obligados a denunciar ante la opinión pública que, por lo visto, se ha convertido en Juzgador, toda la serie de anomalías, irregularidades y prejuzgamientos a que nos hemos visto sometidos durante este calvario", resaltó.

Como ejemplo de las "irregularidades que han salpicado todo el itinerario instructor" citó la publicación en la prensa de que la Fiscalía "ha ofertado ventajas procesales, como no solicitar la prisión incondicional, a co-imputados o testigos a cambio de incriminar a miembros del Bufete Feliu".

Asimismo, añadió que ha habido "ocultación" por parte de la Fiscalía del ofrecimiento, directo y personal, por parte de miembros del Bufete de colaboración, que "incluía el registro del despacho para una mejor investigación de los presuntos delitos que se estaban investigando".

"Este ofrecimiento se produjo dos meses antes de la sonada intervención policial, a bombo, platillo y abundante acompañamiento mediático", criticó, al tiempo que sostuvo que el hecho de que se produjera una escenificación "desmesurada e innecesaria, cuando tenían el ofrecimiento sincero y claro, obliga inevitablemente a interrogarse severamente acerca de las intencionalidades, métodos y criterios de una Fiscalía que así se comporta".

Por otra parte, apuntó que lo grave de las "constantes filtraciones" que se han producido y se siguen produciendo "no sólo afectan a los miembros del Bufete Feliu, sino a clientes de dicho Bufete que ni eran objeto de las actuaciones, ni tenían relación alguna con los casos que se sustanciaban en la instrucción judicial".

En esta línea, remarcó que este "absoluto desprecio hacia ciudadanos que, sin comérselo ni bebérselo, han visto sus nombres sometidos a la sospecha pública", se completa con el "desprecio y la auténtica violación del secreto profesional del abogado".

No obstante, aseveró que este "desprecio" no debe sorprender "cuando se repite el mismo hecho en una Notaría, machacando privacidades, confiscando documentos de gentes que nada tenían que ver con estos casos e invadiendo espacios intocables y protegidos de forma contundente".

Asimismo, el Bufete dirigido por Miquel Feliu agregó que también se ha filtrado a los medios de prensa información "de forma sesgada y/o manipulada que está protegida bajo secreto sumarial" y, por otra lado, aseveró que las acusaciones de blanqueo de capitales están basadas en "puras conjeturas, inadmisibles juicios de intenciones e intolerables insinuaciones". De este modo, concluyó que la presunción de inocencia "ha sido sustituido por la presunción de culpabilidad".

LIBERTAD PROVISIONAL

El magistrado del Juzgado de Instrucción número 1 de Palma de Mallorca denegó el pasado jueves la petición de prisión incondicional solicitada por el fiscal Anticorrupción de Baleares, Joan Carrau, y las acusaciones particulares para el abogado Miquel Feliu, principal imputado en la 'Operación Relámpago', después de que éste prestara declaración durante más de dos horas ante el magistrado y los fiscales.

Así, Feliu se encuentra en libertad provisional, aunque el magistrado decretó la retirada de su pasaporte y le prohibió abandonar el territorio nacional.

La 'Operación Relámpago' se ha saldado hasta la fecha con el envío a prisión de uno de los principales imputados, el empresario francés Patrick Duchemin y de otro ciudadano de nacionalidad extranjera, presunto testaferro de Feliu, todos ellos relacionados con una presunta trama de venta fraudulenta de solares en el municipio de Andratx y por la que ya hay un gran número de personas imputadas.

Esta investigación judicial fue iniciada el pasado 26 de abril por los Juzgados de Instrucción número 1, 11, 12 y 7, que instruyeron las diligencias relacionadas con los registros que se llevaron a cabo esa misma jornada en el bufete de abogados de Miquel Feliu en el Passeig Mallorca, en la notaría 'Herrán y Delgado Notarios' de la calle Unió y en una sucursal bancaria de la zona, todos ellos ubicados en Palma.

Durante el periodo previo al inicio de la actuación judicial, la Agencia Tributaria investigó durante varios meses la presunta canalización de dinero a través de paraísos fiscales, el blanqueo de capitales, las dobles ventas de solares y otra serie de ventas concretas, ya que el bufete Feliu se hallaba relacionado con 816 sociedades que tenían unos activos declarados por importe de 307 millones de euros.