Los antiguos trabajadores de Air Berlin en Palma celebran la decisión del Juzgado tras años "en el limbo"

Archivo - Un avión de Air Berlin, en 2012.
Archivo - Un avión de Air Berlin, en 2012. - EUROPA PRESS - Archivo
Publicado: domingo, 1 enero 2023 10:59

   El TJUE decidirá sobre el traslado de un millón de euros al extranjero por parte del administrador concursal, dejando a los trabajadores en España sin cobrar

   PALMA, 1 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Los antiguos trabajadores de Palma de la ya extinta Air Berlin han celebrado la decisión del Juzgado de lo Mercantil de elevar a Europa varias cuestiones prejudiciales por el concurso de la sucursal en España, tras haber pasado años, aseguran, "en el limbo".

   En declaraciones a Europa Press, algunos de los afectados han explicado que llevan años de litigios después de la quiebra de la aerolínea alemana en 2017. Una trabajadora ha lamentado que, a pesar de que han ido "ganando" resoluciones, todavía no han visto "ni un euro": "Dinero no hay; cuando había, se lo llevaron para Alemania".

   Con estas palabras, esta antigua empleada se refiere al traslado de 1,06 millones de euros desde España hacia Alemania, procedentes de una venta en el aeropuerto de Ciudad Real, cuando ya estaba declarado el concurso principal en el país germano.

   Cuando se produjo esta operación, el Juzgado de Ciudad Real que llevaba el procedimiento de insolvencia no fue advertido de que existía un embargo preventivo ordenado por un Juzgado de lo Social de Palma para asegurar el pago de créditos laborales, por importe de 245.996 euros, a favor de una de las trabajadoras.

EL TJUE DECIDIRÁ SOBRE EL MOVIMIENTO DE DINERO

   Ahora, el titular del Juzgado de lo Mercantil número 1 de Palma, el magistrado Víctor Heredia del Real, ha elevado al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) varias cuestiones prejudiciales en relación a este movimiento y las reclamaciones de los trabajadores para que se les compense económicamente según marca la legislación española.

   La decisión parte de unas demandas presentadas por siete antiguos trabajadores de Palma --algunos llevaban décadas en la aerolínea--, que unieron fuerzas para emprender acciones legales con un bufete de la Península, MM Abogados.

   Según ha aclarado el abogado encargado del caso, Mariano Hernández, lo que hace el juez de Palma es preguntar al Tribunal europeo si, cuando hay un concurso principal --en Alemania-- y otro secundario --el de la sucursal de Air Berlin en España--, los bienes que están en territorio del secundario --en este caso, los activos vendidos de Ciudad Real-- tienen que destinarse a pagar a los trabajadores del segundo territorio o se incorporan a la masa en el principal.

   Los trabajadores recalcan que este desplazamiento patrimonial se produjo en septiembre de 2018, cuando la empresa ya estaba en concurso en Alemania desde hacía casi un año.

DENUNCIAN QUE LES HAN DEJADO "TIRADOS"

   Aunque Lufthansa se hizo con parte del negocio y los trabajadores de Air Berlin, no incorporó a la plantilla de Palma. Para ellos se hizo un ERE que posteriormente la Audiencia Nacional declaró nulo. Un portavoz de los trabajadores demandantes ha considerado que la empresa les dejó "tirados"; como ejemplo de lo confuso y difícil que fue el proceso, ha destacado que durante las negociaciones toda la documentación "llegaba en alemán".

   El abogado ha indicado que los empleados quedaron "en un limbo" porque "seguían siendo trabajadores de Air Berlin, pero nadie les paga ni les despide". Tuvieron que acudir a la jurisdicción social para que fueran los Tribunales de Palma quienes extinguieran la relación laboral, ya que hasta entonces no podían optar a prestaciones de desempleo ni del Fondo de Garantía Salarial (Fogasa); un largo recorrido judicial que califican de "calvario".

   "Alemania se desentiende de ellos, pero mientras, sin embargo se lleva el cobro de una venta de un millón de euros", ha resumido el letrado en alusión a la operación de Ciudad Real.

PIDEN QUE SE OBLIGUE A RETORNAR LOS FONDOS

   Así, los afectados solicitan que se rescinda el traslado patrimonial de España a Alemania por parte del administrador concursal, y se obligue a retornar esos fondos para destinarlos a pagar las indemnizaciones y salarios que los exempleados ya tienen reconocidos por tribunales españoles --provisionalmente, créditos laborales por un total de 924.760 euros--.

   A pesar del paso del Juzgado de lo Mercantil de Palma, las expectativas de cobro son inciertas. Los afectados desconocen si el millón de euros que el administrador concursal sacó de España se ha distribuido ya entre otros acreedores en Alemania. En cualquier caso, si el TJUE les diera la razón, el administrador tendrá que responder sobre el destino del dinero.

   Además, Hernández ha llamado la atención sobre el hecho de que la empresa germana tenía otra sucursal en España, Air Berlin Technik, para la que sí despidieron e indemnizaron correctamente a los trabajadores. "No nos han tratado igual", ha censurado por su parte el portavoz de los afectados, que considera que la decisión del juez de Palma revela que el magistrado "ha visto que hay algo que no cuadra".

   La decisión del juez, que es firme, supone suspender las actuaciones hasta que haya respuesta de Europa.

QUIEBRA DE AIR BERLIN

   La compañía alemana se declaró insolvente ante los tribunales de Charlottenburg en agosto de 2017, acuciada por las deudas y una situación financiera insostenible. Lo hizo tras la negativa de Etihad Airways --que controlaba prácticamente un 30 por ciento de su capital social--, de rescatarla ante el "ritmo sin precedentes del deterioro de su negocio".

   En aquel momento Air Berlin era la segunda mayor aerolínea en Alemania; empleaba a más de 8.000 personas y contaba con una flota de 140 aviones, además de otros activos. Cuando se produjo la quiebra, la empresa tuvo que recibir un crédito del Gobierno Federal para mantener las operaciones ya que decenas de miles de viajeros tenían que retornar a sus lugares de origen.

   Air Berlin inició negociaciones con su competidora Lufthansa para la venta de partes de su negocio. La irlandesa Ryanair barajó pujar por ella, pero después lo descartó. Finalmente Lufthansa firmó un acuerdo de 1.500 millones para adquirir más de 81 aviones y contratar a 3.000 de sus 8.000 empleados, pero ninguno de ellos de la plantilla de Palma. Asimismo, Easyjet se hizo con parte de las operaciones.

   El último vuelo de Air Berlin aterrizó en la capital alemana que le daba nombre el 27 de octubre de 2017, poniendo fin a 39 años de operaciones. En enero de 2018 la ya desaparecida aerolínea sacaba a subasta su inventario, desde asientos de primera clase hasta carritos de bebidas o vajilla, así como mantas y juguetes que se solían regalar a los niños. El dinero recaudado fue a parar a la masa concursal, los bienes que servirían para indemnizar a los acreedores.

Contador

Más información

La nova Bicipalma ja està aquí