La APFS cree que la mediación familiar debe ser "obligatoria" en todos los casos, algo que no plantea la nueva Ley

Actualizado: martes, 30 noviembre 2010 17:18

PALMA DE MALLORCA, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Asociación de Padres de Familia Separados (APFS) ha considerado que la mediación familiar debe ser "obligatoria" en todos los procesos de divorcio o separación para que ambos cónyuges tengan la oportunidad de alcanzar un acuerdo sobre el futuro de los hijos, y, así, esta conciliación sería un paso previo al juicio que se celebraría de no llegar a un consenso.

Así lo ha manifestado el presidente de esta entidad, Jorge Skibinsky, en declaraciones a Europa Press en referencia a la nueva Ley de Mediación Familiar, que se ha aprobado este martes en el Parlament, y que supone la gratuidad de este proceso para las partes implicadas, aunque lo plantea como algo voluntario.

Según Skibinsky, el principal cambio que supone esta nueva regulación es que se garantiza la gratuidad de la mediación familiar para todas las parejas en proceso de divorcio o separación, mientras que la anterior sólo aseguraba el pago de los honorarios de los mediadores que participaban.

No obstante, el máximo responsable de APFS ha apuntado que la nueva Ley no plantea la "obligatoriedad" del proceso de conciliación, algo que los magistrados deberían imponer en todos los casos de divorcio o separación, para que ambas partes tuvieran la oportunidad de llegar a un acuerdo previamente al juicio.

En el caso de que no se alcanzara un consenso entre ambos cónyuges, sería el juez quien decidiría sobre el futuro de los hijos y, en este caso, "como norma general", se deberían inclinar por la custodia compartida, ha puntualizado Skibinsky.

Para el presidente de esta entidad, la custodia compartida -aspecto que no se aborda en la Ley de mediación familiar- entre el padre y la madre garantiza que los hijos no acaben "desprotegidos" y pierdan a uno de sus progenitores, como suele ocurrir al final del proceso de separación, puesto que los magistrados suelen decantarse por la custodia monoparental, normalmente hacia la madre.

Por otra parte, Skibinsky ha apostillado que la nueva Ley debería haber incluido otro instrumento para asegurar el futuro de los hijos en los procesos de separación y que es el "plan de corresponsabilidad familiar" -algo que prevé la normativa sobre mediación familiar de Aragón-.

Con ello, se pretende que los padres, en el momento de presentar la demanda de divorcio, entreguen un plan donde expliquen cómo se harán responsables de sus hijos, una vez acabado el proceso, y que resultaría ser un paso previo a la medición. En el caso de que esta propuesta no se entregara junto con la demanda, los jueces obligarían a las parejas en proceso de divorcio a mediar sobre el futuro de sus retoños.