Actualizado 10/11/2007 19:18 CET

El Bloc minimiza las tensiones con sus socios de gobierno y niega que la ley haya sido improvisada

PALMA DE MALLORCA, 10 Nov. (EUROPA PRESS) -

El portavoz parlamentario del Bloc per Mallorca, Biel Barceló, quiso minimizar hoy la "sensación de discrepancia importante" que, según apunta, puede existir en el seno de la coalición por la no aprobación ayer en el Consell de Govern del decreto ley de medidas urbanísticas urgentes que debía desclasificar determinadas zonas urbanizables.

En rueda de prensa posterior al encuentro entre cargos institucionales del Bloc para hacer balance de la acción de gobierno, Barceló declaró que, aunque hay que restar importancia a la situación, "lo cierto es que ayer se tomó la decisión de dejar sobre la mesa una ley de una Conselleria del Bloc, que recogía aspectos todos ellos incluidos en el pacto de gobernabilidad".

El portavoz del grupo parlamentario rechazó la idea de que esta determinación del Consell de Govern suponga un "pulso" del resto de partidos integrantes del Ejecutivo al Bloc y tampoco comparte, afirmó, que lo ocurrido se entienda "como que el Bloc sale perdiendo".

Por su parte, el diputado Miquel Ángel Llauger reconoció que las bases del Bloc pueden no entender los motivos por lo que ayer se paralizó la aprobación de la ley y recordó que los ciudadanos que votaron a los partidos del pacto lo hicieron "para que hubiera un cambio", principalmente en las políticas territoriales.

"Esta ley saldrá adelante y llevará la marca del Bloc, pero PSOE y UM han de entender que son necesarias medidas de protección territorial, si no, es que no entienden que están en un Govern de cambio y que la gente les votó para que cambiaran las cosas", dijo.

Finalmente, el conseller de Movilidad y Ordenación del Territorio, Biel Vicens, respondió a las afirmaciones realizadas desde UM sobre una supuesta "improvisación" en la elaboración de la ley, asegurando en conseller que se trata de una ley "muy trabajada", también con el resto de partidos, y que "en absoluto ha habido improvisación".

"Sólo es necesaria la aprobación por parte del Consell de Govern. Es una ley muy bien medida y muy bien hecha y que cuenta con una amplia afección sobre el territorio, sobre todo de Mallorca y de Ibiza. Será un primer paso para dar la vuelta al modelo territorial desarrollado hasta ahora", concluyó.