Publicado 20/12/2021 12:23CET

El Consell de Mallorca presenta a las cooperativas agrarias los ejes de la estrategia 'Tanca el cercle'

Presentación de la estrategia 'Tanca el cercle'.
Presentación de la estrategia 'Tanca el cercle'. - CONSELL DE MALLORCA

PALMA, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

La vicepresidenta del Consell de Mallorca y consellera de Sostenibilidad y Medio Ambiente, Aurora Ribot, se ha reunido este lunes con la presidenta de la Unión de Cooperativas Agrarias de Baleares (Ucabal), Jerònima Bonafé, para exponer los principales ejes del proyecto 'Tanca el cercle', un plan para el cierre del círculo de la materia orgánica en Mallorca.

Según ha explicado la institución insular en una nota de prensa, la estrategia está valorada en cerca de 200 millones de euros y se presentará a los fondos europeos Next Generation.

El plan se relaciona directamente con varios Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y prevé la construcción de cinco plantas de tratamiento de residuos orgánicos que se ubicarán en Marratxí, Santa Margalida, Calvià, Felanitx y Llucmajor.

Según han añadido, el Departamento de Sostenibilidad y Medio Ambiente sigue haciendo la ronda de presentación del proyecto a todos los sectores que se ven implicados.

En concreto, el sector agrícola verá reducido el coste del compost que ahora tienen que importar a un alto precio. Con las plantas en pleno funcionamiento, el campo de Mallorca ganará en competitividad y resiliencia, han indicado.

Ribot ha explicado que 'Tanca el cercle' es el proyecto más consolidado y transformador con el objetivo de cerrar el círculo de la materia orgánica que se genera en Mallorca.

El nuevo compost que se producirá, ha apuntado, contribuirá a dar un "empujón importantísimo" al sector primario.

'Tanca el cercle' es un paso adelante "imprescindible" hacia la sostenibilidad de la sociedad y una "importante medida" para luchar contra la emergencia climática, ha añadido la consellera insular.

Por su parte, el director insular de Residuos, Juan Carrasco, ha insistido que la alianza con el sector primario es clave para el proyecto para impulsar la palanca del cambio.

Carrasco ha apuntado que el círculo de la materia orgánica es el único que se puede cerrar en Mallorca y que el compost que saldrá de las nuevas plantas será apto para usar en agricultura ecológica.

En la actualidad, el compost que se importa está alrededor de los 70 euros por tonelada y el que actualmente genera el servicio insularizado de tratamiento de residuos domésticos, tiene un precio público muy reducido, de tres euros por tonelada.

Según han explicado, cuando las plantas estén en funcionamiento, las previsiones estiman que se podría llegar a producir más de 80.000 toneladas de compost al año, ya que ahora solo se generan unas 18.000 toneladas.

Para leer más